martes, 21 de septiembre de 2010

Un informe revela que el coste del Azlheimer equivale al 1% del PIB mundial


Un importante informe sobre el impacto económico global de la demencia demuestra que la enfermedad de Alzheimer y otras demencias suponen un elevado coste para la economía mundial y que dicho problema se va a acelerar en los próximos años. El Informe Mundial sobre el Alzheimer 2010 - publicado el Día Mundial del Alzheimer por Alzheimer's Disease International (ADI) - aporta una visión global, completa y actualizada, de los costes económicos y sociales de la enfermedad. Los autores del informe son el catedrático Anders Wimo, del Karolinska Institutet (Estocolmo), y el catedrático Martin Prince, del Institute of Psychiatry del King's College de Londres.

"Es un toque de atención sobre el hecho de que el Alzheimer y otras demencias constituyen la crisis social y sanitaria más importante del siglo XXI", afirmó el doctor Daisy Acosta, presidente de ADI. "Los gobiernos de todo el mundo están lamentablemente preparados para los trastornos económico-sociales que esta enfermedad provocará."


--El informe revela lo siguiente:

-Los costes mundiales de la demencia superarán el 1% del PIB mundial en 2010, situándose en 604.000 millones de dólares estadounidenses.

-Si el cuidado de la demencia fuera un país, sería la economía 18 más grande del mundo. Si fuera una empresa, sería la empresa más grande del mundo en términos de ingresos anuales superando a Wal-Mart y Exxon Mobil.

-El número de enfermos con demencia será el doble en 2030; y más del triple en 2050.
-Se prevé que los costes del cuidado de enfermos con demencia incrementen incluso más rápido que el porcentaje de población afectada - en especial, en el mundo en vías de desarrollo, dado que surgen más sistemas formales de atención social y los ingresos en aumento conducen a mayores costes de oportunidad.

-Informes procedentes de países concretos como, por ejemplo, Reino Unido, sugieren que la demencia es una de las enfermedades más caras - y la investigación e inversión se encuentran todavía en un nivel mucho más bajo que otras enfermedades importantes.


"La envergadura de esta crisis exige acción global", afirmó Marc Wortmann, director ejecutivo de ADI. "La historia demuestra que se pueden gestionar, incluso prevenir, enfermedades importantes con suficiente concienciación mundial y el deseo político de realizar inversiones sustanciales en investigación y asistencia. Los gobiernos deben convertir la demencia en una prioridad sanitaria y desarrollar planes nacionales para afrontar esta enfermedad." "Este informe nuevo nos facilita el panorama más claro y completo hasta la fecha de los costes económico-sociales mundiales de la demencia", afirmó el autor Anders Wimo.

No hay comentarios: