martes, 13 de octubre de 2020

El Hospital de Sant Pau de Barcelona implanta por primera vez en España un dispositivo transcatéter a pacientes con insuficiencia mitral severa que mejora su pronóstico, evolución y calidad de vida

 El Hospital de Sant Pau de Barcelona, implanta por primera vez en España un nuevo dispositivo transcatéter (Edwards PASCAL™) a paciente con insuficiencia mitral severa que mejora su pronóstico, evolución y calidad de vida. Este Hospital, pionero en la introducción en la práctica clínica de los dispositivos transcatéter en España y centro con mayor experiencia en este tipo de intervenciones, ha implantado este nuevo dispositivo con éxito en doce pacientes.

El nuevo dispositivo que han implantado por primera vez en el país los profesionales de la Unidad de Hemodinámica del Servicio de Cardiología de Sant Pau, dirigida por el Dr. Antoni Serra Peñaranda, ha sido ideado para pacientes con insuficiencia mitral severa (válvula mitral incompetente).

Esta enfermedad afecta a un 2% de la población general y hasta el 10% de los mayores de 75 años. Los pacientes tienen a menudo co morbilidades y cuando son diagnosticados se enfrentan a un mal pronóstico. Sólo el 15% de estos pacientes pueden ser intervenidos quirúrgicamente.

El dispositivo transcatéter (Edwards PASCAL™) es un paso más allá en el tratamiento de esta grave enfermedad. La experiencia en la colocación de dispositivos con esta técnica en Sant Pau ha estado determinante para que el Hospital sea el primer centro de España en implantarlo.

A diferencia de las técnicas tradicionales de cirugía, este procedimiento transcatéter es una alternativa mínimamente invasiva para reparar el reflujo de la sangre a través de las válvulas cardíacas en pacientes afectados por insuficiencia mitral severa (regurgitación de la válvula mitral). La reparación transcatéter de la válvula mitral no requiere detener el corazón o hacer una incisión en el tórax, por el contrario, el procedimiento se realiza a través de una pequeña incisión en la ingle por la que se inserta un tubo hasta alcanzar el lado izquierdo del corazón para así poder reparar la válvula mitral. Una vez colocado el catéter en la posición correcta, la reparación se realiza mediante la implantación de un dispositivo que aproxima las valvas de la válvula mitral para reparar su función y que contiene un separador que también reduce el reflujo de sangre.

Los pacientes pueden hacer una vida normal siete días después de la intervención. Anteriormente estos pacientes ingresaban repetidas ocasiones en el Hospital por descompensaciones de su enfermedad y tenían una grave limitación funcional debido a los graves síntomas de la insuficiencia mitral severa.

No hay comentarios: