lunes, 4 de mayo de 2020

Los niños con asma no deben interrumpir su tratamiento durante la pandemia de COVID-19



A pesar de que existen dudas sobre la seguridad de los corticoesteroides en la COVID-19, se recomienda que los niños con asma no interrumpan su tratamiento con corticoides inhalados ya que la evidencia aún no es clara y el riesgo podría ser mayor. Así lo recomienda la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) con motivo del Día Mundial del Asma que se celebra el 5 de mayo, que recuerda seguir las pautas habituales en el tratamiento de niños con asma. La SEICAP advierte que, si se suspende el uso de estos fármacos, se puede contribuir a un empeoramiento, lo que puede generar graves consecuencias, como una crisis de broncoespasmo que necesite de atención hospitalaria e incluso ingreso.

Los niños tienen unos fenotipos de asma distintos a los adultos y el uso de tratamientos con corticoesteroides inhalados en menores con asma no representa un mayor riesgo de infecciones pulmonares o sistémicas, por lo que es poco probable que su uso regular aumente el riesgo de adquirir la infección por COVID-19 o su gravedad. Así lo recoge el informe Manejo de alergias e inmunodeficiencias infantiles durante la pandemia de COVID19, elaborado por la Sección de Pediatría de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI por sus siglas en inglés), que ha contado con la participación de la vicepresidenta de SEICAP, la doctora Montserrat Álvaro. En él se incluyen las recomendaciones de la Iniciativa Global para el Asma (GINA, por sus siglas en inglés) y la Sociedad Británica Torácica (BTS) de no suspender los esteroides orales en el tratamiento del asma si el paciente ya está tomando estos medicamentos para controlar su enfermedad, y no evitar la administración oral de esteroides en caso de crisis, incluso si se debe a COVID-19.

Por tanto, el tratamiento del asma en niños, “debe seguir realizándose con las pautas habituales, a base de corticoides inhalados cuando hayan sido indicados, para así evitar visitas innecesarias a médicos y hospitales. Suspenderlo durante la pandemia puede aumentar el riesgo de una crisis de asma. Si existe cualquier duda, deberá consultarse con el pediatra alergólogo”, indica el doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP.

Por otro lado, aunque por las características de su enfermedad, los niños con asma constituyen uno de los grupos de riesgo de COVID-19, debido a su mayor predisposición a las infecciones respiratorias, los datos reflejan bajas tasas de asmáticos en enfermos de COVID-19. “La información que manejamos hasta la fecha con datos de patologías previas en pacientes con COVID-19 no permite evidenciar que afecte de forma significativa a las personas con asma. Además, por lo general, esta enfermedad no está afectando de forma especial a los niños”, subraya el doctor Moral. Un estudio publicado en The Lancet Respiratory, en el que han participado investigadores españoles, demuestra una baja prevalencia de asma en pacientes diagnosticados por COVID-19.

En todo caso, además de seguir con el tratamiento pautado por el pediatra alergólogo, “será muy importante, utilizar de forma correcta los inhaladores con cámara espaciadora, y, como en todos los casos, mantener la distancia social, lavar de forma frecuente y correcta las manos, evitar su contacto con personas enfermas y no exponerse al humo del tabaco en los hogares”, comenta el doctor Moral. Además, “se deben extremar las precauciones en estos días, ya que, al estar más horas dentro de casa, en posible contacto con ácaros, los pacientes alérgicos pueden tener más síntomas. Por otro lado, al empezar a salir a la calle, los niños se expondrán a la habitual polinización de las plantas”, subraya. La SEICAP elaboró al inicio de la pandemia unas recomendaciones específicas sobre el nuevo coronavirus para niños asmáticos.

Síntomas similares de asma y COVID-19

Otra particularidad añadida para los niños con asma en relación a la pandemia de COVID-19 es la similitud con los síntomas. “El nuevo coronavirus tiene como síntomas más significativos la tos seca y la dificultad respiratoria, dos signos característicos de las exacerbaciones de asma. Por otro lado, puede ser que también los niños asmáticos puedan presentar fiebre, asociada a una infección. Por todo esto, en el caso de que el niño diagnosticado con asma presente síntomas respiratorios deberá consultarse con el pediatra alergólogo de referencia para evaluar su caso y estudiar la posible presencia de COVID-19”, afirma el doctor Moral.


No hay comentarios: