lunes, 10 de junio de 2019

La SEMICYUC hace un posicionamiento en favor de la mujer durante su congreso en Palma


La transformación socio-económica que viene aconteciendo en las últimas décadas ha dejado de manifiesto el cambio que se está produciendo desde la base en las diferentes empresas, organizaciones y estructuras sociales. La creciente proporción de mujeres que escogen como profesión la medicina, en general, y la Medicina Intensiva en particular, es un reflejo de dicho cambio.
La proporción de mujeres socias de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) supone un 45,22% del total. La participación de mujeres intensivistas ponentes/moderadoras en los congresos nacionales de la especialidad, ha ido aumentando paulatinamente, desde el 18,35% en 2011 hasta el 36,84% en el Congreso Nacional que se está celebrado desde el pasado día 9 en Palma.
Sin embargo, todavía existe una brecha de género que responde a una estructura jerarquizada con menor proporción de profesionales mujeres ocupando cargos directivos o de coordinación de actividades científicas. Además, más allá de las proporciones, la brecha se palpa día a día abarcando aspectos más cualitativos como las diferencias existentes en el trato, el lenguaje, el estatus y la conciliación familiar.
El porcentaje de médicas mujeres colegiadas ha ido incrementándose en las últimas décadas de manera paulatina, desde el 17,4% en 1980 hasta el 50,4% en el año 2017. En relación a las plazas MIR de todas las especialidades y en función del sexo, en el 2018 las mujeres representaron el 64,1% de todas las especialidades y el 57,3% de la especialidad de Medicina Intensiva, comenta la presidenta de la SEMICYUC María Cruz Martín Delgado.

Varias sociedades internacionales de Medicina Intensiva y otras especialidades
manifiestan, de forma expresa, su compromiso en esta cuestión, comprometiéndose a asegurar la representatividad de sus socias en las labores científicas de la sociedad (grupos de trabajo, juntas directivas, comités científicos y ponencias), incluyendo la elaboración de guías clínicas y la incorporación de la perspectiva de género en sus políticas corporativas.
Por ello, la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias pretende sumarse a dicha iniciativa internacional, durante su LIV Congreso, establecerá las bases del posicionamiento público de la sociedad científica en favor de la mujer.
En el marco de la línea estratégica establecida por la SEMICYUC de posicionar a la mujer intensivista, y con el objetivo de analizar la situación actual existente a nivel nacional en la especialidad para plantear acciones de seguimiento y mejora que garanticen una sociedad representativa e igualitaria, tendrá lugar la mesa “Brecha de Género en Medicina Intensiva”. Durante esta conferencia la Dra. Janice Zimmerman, primera mujer presidenta de la Federación Mundial de Sociedad de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (WFSICCM) hablará de las estrategias internacionales que durante los últimos años se han puesto en marcha con el objetivo último de alcanzar la paridad de género en las actividades científicas y académicas en Medicina Intensiva. También participará la Dra. Judith Gutiérrez, miembro del Grupo de Trabajo sobre brecha de género creado en la SEMICYUC para dar, precisamente, más presencia a la mujer en la especialidad.
Esta joven intensivista presentará el primer análisis sobre el diagnóstico de la situación en la SEMICYUC y otras acciones específicas sobre cómo la sociedad tiene previsto actuar en los próximos años. Entre sus líneas más destacadas están la concienciación de lograr el equilibrio de género, la elaboración de indicadores que permitan monitorizar y evaluar las mejoras sobre la participación de la mujer en actividades científicas, la realización de auditorias internas, y establecer relaciones con otras organizaciones que puedan ayudar a lograr los objetivos en los diferentes ámbitos de la Medicina Intensiva.
Esta iniciativa se hace muy necesaria, dado que la inequidad existente va acompañada de una pérdida de contribuciones potencialmente importantes que afecta a la excelencia en la ciencia y en la atención del paciente. Estas políticas de paridad de género deben incorporarse en los códigos de conducta con objetivos explícitos que reflejen como mínimo, la proporción de la mujer en la especialidad en el momento actual. Es necesario la formación en esta área de la diversidad y establecer acciones específicas lideradas desde la SEMICYUC que ayuden a alcanzar este importante reto”, concluye la presidenta.


No hay comentarios: