domingo, 2 de junio de 2019

El tratamiento con implantes dentales: más predecible, estético, duradero, seguro y con mínima cirugía




La terapia con implantes ha demostrado durante sus más de 40 años de historia que es un método eficaz para reponer los dientes que se han perdido o que no son viables, asociándose con excelentes resultados de seguridad, duración, confort, estética, fiabilidad y predectibilidad; pero, aún así, no es un tratamiento exento de complicaciones. Así se pone de relieve en el Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, que se celebra en Valencia del 29 de mayo al 1 de junio. Diferentes sesiones analizan tanto los principales hitos registrados en el ámbito de la investigación de la terapéutica de implantes como el futuro de este abordaje y los desafíos pendientes.

“La introducción de la terapia predecible con implantes dentales en la década de los 80 supuso un enorme avance para el bienestar de la humanidad”, según el Dr. Ion Zabalegui, profesor del posgrado de Periodoncia e Implantes de la Universidad Complutense de Madrid. Sin embargo, admite, “aún tenemos mucha labor por delante para reducir al mínimo el número de personas a las que les faltan piezas dentales, que sigue siendo mayor que el número de pacientes con implantes”. En este sentido, este experto asegura que el hecho de que sea un tratamiento predecible y duradero supone un punto de inflexión en la Odontología.

Actualmente, como señala la Dra. Regina Izquierdo, profesora del Master de Periodoncia e Implantes de la Facultad de Odontología de Valencia, “se investiga continuamente en diferentes materiales y diseños, en cómo preservar al máximo los tejidos alrededor del implante, en cómo mejorarlos cuando ya se han perdido, en cómo conseguir períodos de osteointegración más cortos, en cómo reducir el tiempo de tratamiento,...”. Con todo, avisa, “es primordial seguir investigando principalmente con el fin de minimizar la aparición de estas complicaciones, como la periimplantitis”.

            Desafíos pendientes
            Y es que subsisten importantes retos por superar. Entre ellos, el que supone la creciente presencia de enfermedades periimplantarias, con la periimplantitis y la mucositis al frente, que se están erigiendo en uno de los principales problemas a prevenir y resolver en la terapia de implantes. El incremento de su prevalencia y su nefasto impacto sobre el pronóstico de los implantes hace que cada vez se le preste más atención. Para la Dra. Izquierdo, “el principal reto es disminuir la prevalencia de la periimplantitis y encontrar un tratamiento que sea predecible”. Y es que un reciente estudio epidemiológico realizado en España estima que más de la mitad de las personas con implantes dentales desarrollan a medio plazo una enfermedad periimplantaria, que en muchos casos puede terminar con el fracaso de este tratamiento.

Por su parte, el Dr. Alberto Sicilia, profesor titular de Periodoncia en la Universidad de Oviedo, señala dos desafíos fundamentales: la regeneración alveolar y periimplantitis. “Hemos mejorado mucho en ambos campos, pero estamos lejos de tener respuestas satisfactorias para una gran mayoría de los pacientes”, indica este experto en terapia de implantes, quien también añade el problema que supone la oclusión. En relación con esto último, afirma que “es un problema muy importante y desconocido, algo que se intuye clínicamente que está detrás de muchos de nuestros problemas con las prótesis implanto-soportadas pero que no podemos medir, y en ciencia lo que no se puede medir no se puede evaluar”. Por ello, se exigen métodos precisos de medida de la función oclusal, para que siga avanzando la investigación en este campo.

            Importantes progresos
            Según el Dr. Antonio Bujaldón, vicepresidente de SEPA y profesor colaborador en el posgrado de Periodoncia de la Universidad de Complutense de Madrid, “los principales hitos y retos vinculados a la terapéutica de implantes están asociados al manejo de los tejidos blandos y, de forma especial, al diagnóstico precoz y tratamiento de las enfermedades periimplantarias, así como a su prevención primaria y secundaria, en un contexto de alta sofisticación e innovaciones en materiales regenerativos”. Tal y como añade, “tenemos más herramientas para su posible prevención, con enfoques de tratamiento diferentes a los que realizábamos antes”.

Y es que, como recalca el Prof. Mariano Sanz, referente mundial en terapéutica de implantes y catedrático de Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid, “los avances científicos y tecnológicos en la terapéutica de implantes nos permiten en la actualidad aportar a nuestros pacientes tratamientos con implantes muy precedibles, incluso en situaciones desfavorables”.

            En esta línea, el Dr. José Nart, jefe del Departamento Periodoncia y director del Máster de Periodoncia de la Universitat Internacional de Catalunya (Barcelona), subraya que “actualmente somos muy fiables en la oseointegración en pocas semanas y en los resultados estéticos con implantes dentales. La sustitución de dientes con prótesis sobre implantes muy semejantes a los dientes naturales está muy consolidada. Sin embargo, este experto también indica que “la infección de los implantes es claramente uno de los retos a superar, al igual que el mantenimiento del grosor de la encía y el hueso vestibular de los implantes a largo plazo”.

            Cirugía menos invasiva
Ya en el ámbito de la cirugía plástica, tanto periodontal como implantológica, el Dr. Alberto Sicilia, aclara que “en las últimas décadas hemos evolucionado hacia la mínima invasividad, que se basa en uso de magnificación-microcirugía, reducir el número de incisiones y una planificación más documentada que permite reducir el número de intervenciones que cada paciente necesita para conseguir los objetivos terapéuticos”.

             Los enfoques de mínima invasión son ya una realidad, mejorando los resultados clínicos, optimizando la vida de los pacientes y reduciendo la morbilidad. Con todo, según señala el Dr. José Nart, “estos procedimientos son técnicamente complejos y requieren de entrenamiento y formación; ahora el tacto pasa a ser más importante que la visión”.

            Respecto a la situación de la regeneración ósea en terapéutica de implantes, actualmente tiene una alta fiabilidad en la corrección de defectos sencillos. En defectos complejos, como matiza el Dr. José Nart, “sigue siendo poco predecible y con un número de complicaciones elevadas”. En cualquier caso, se están desarrollando técnicas para reducir el número de complicaciones y para generalizar su uso por parte de muchos más clínicos.
  

No hay comentarios: