miércoles, 1 de mayo de 2019

UNA DE CADA TRES MUJERES QUE SE QUEDAN EMBARAZADAS POR PRIMERA VEZ SUFRE UN ABORTO ESPONTÁNEO


 
 Sufrir un aborto durante el primer trimestre del embarazo es algo que ocurre a muchas mujeres, de hecho, a una de cada tres embarazadas primerizas. La experiencia puede llegar a ser muy dura a nivel emocional y habitualmente genera muchas de preguntas: ¿Habrá sido por cargar demasiado peso? ¿Es que no me cuidado lo suficiente? ¿Tendrá algo que ver con la alimentación? La histeroscopia, una técnica que permite al ginecólogo ver el interior del útero, puede contribuir a ofrecer una respuesta a algunas de estas cuestiones.

La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico que consiste en introducir una lente (histeroscopio) a través del cuello del útero para visualizar la cavidad uterina. “Ha supuesto un avance en el estudio de la reproducción porque permite examinar, con mayor precisión que otras técnicas, el interior del útero y del endometrio”, explica el Prof. Sergio Haimovich, responsable de la Unidad de Histeroscopia del Hospital del Mar y Co-Presidente del congreso.

“Mediante esta técnica podemos analizar el embrión, realizar una biopsia y saber si este aborto natural se ha debido a una alteración genética o a una malformación uterina. Es decir, que nos permite poder ofrecer mayores respuestas a la mujer, algo muy importante en estos casos. Y no sólo eso, sino que al saber la causa también podemos tratarlas y mejorar los resultados reproductivos”.

Además, la histeroscopia también permite ver en qué zona del útero estaba implantado el embrión y, de este modo, llevar a cabo un raspado sólo en esa zona concreta, evitando la afectación del resto del órgano. Una vez finalizado el raspado, los ginecólogos introducen de nuevo la cámara para comprobar que se ha realizado correctamente y evitar que la paciente deba volver a consulta y volver a pasar por este procedimiento.

Éste es uno de los principales temas que se abordan en el II Congreso Mundial de Histeroscopia, que se celebra en Barcelona, del 30 de abril al 3 de mayo, y que cuenta con la participación de más de 1.000 ginecólogos procedentes de todo el mundo, los mejores de esta especialidad. 

Preservar la fertilidad en cánceres de endometrio iniciales

La histeroscopia también es una técnica que permite preservar la capacidad reproductiva en mujeres jóvenes con un cáncer de endometrio en sus estadios iniciales, es decir, con un tumor superficial que aún no ha perforado más del 50% de la pared del endometrio. Si bien es un tipo de cáncer más prevalente en mujeres que ya han atravesado la menopausia, el Dr. Alonso Pacheco de la Unidad de Histeroscopia del Centro Gutenberg de Málaga y Co-Presidente del congreso destaca que “en mujeres más jóvenes que quieren ser madres la histeroscopia permite eliminar el tumor, mantenerse con tratamiento médico hasta el embarazo y, tras el embarazo y el parto, realizar la intervención para extraer el útero”.

Además, señala que “la histeroscopia es un procedimiento muy preciso y con unos márgenes de seguridad muy elevados que permite realizar una cirugía menos invasiva para extirpar el tumor reduciendo los riesgos y favoreciendo que la mujer pueda quedarse embarazada una vez finalizado el tratamiento”.  

Avances en el abordaje de los miomas

Durante el congreso se presenta un estudio multicéntrico realizado en 11 centros de todo el mundo y a partir de más de 200 intervenciones que demuestra que no hace falta extraer totalmente el mioma uterino (una patología que afecta al 70%-80% de las mujeres) sino que basta con liberarlo de la pared del útero y dejar que se elimine de forma natural mediante la menstruación. “La intervención para sacar un mioma de 3 o 4 centímetros dura aproximadamente una hora y media. Simplemente liberándolo de la pared del endometrio, acortamos el tiempo de intervención”.

El grupo de trabajo del Congreso ha desarrollado importantes proyectos a nivel mundial. Uno de ellos es la unificación de los criterios diagnósticos para detectar la inflamación crónica del endometrio. “En un 15% de las parejas que no consigue un embarazo, la causa se desconoce. Pero sabemos que en el 40% de ellas existe una infección crónica del endometrio, que cursa sin síntomas y que sólo podemos detectar mediante histeroscopia. Con estos nuevos criterios diagnósticos mejoramos su detección”.

“Mi histeroscopio es mi estetoscopio”

Bajo el lema “Mi histeroscopio es mi estetoscopio”, el grupo del Congreso Mundial de Histeroscopia inició en 2018 una campaña para extender la práctica de la histeroscopia entre los ginecólogos de todo el mundo, ya que se calcula que actualmente sólo la realizan entre el 10% y el 15% de los profesionales. En concordancia con este objetivo, han puesto el foco en países menos desarrollados como China, la India o LATAM difundiendo la técnica y facilitando el acceso al instrumental necesario.

El Congreso es un movimiento mundial de histeroscopistas que se traduce en un encuentro bienal que cuenta en su junta directiva con representantes de todas las sociedades internacionales de ginecología endoscópica (ESGE, AAGL, ISGE, APAGE y MESGE), así como de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), y que se dedica a promover la histeroscopia, la formación y la investigación. 

No hay comentarios: