miércoles, 15 de noviembre de 2017

Hoy se conmemora el Día Mundial de la EPOC, una patología respiratoria infradiagnosticada y todavía desconocida entre la población que padecen cerca de 300.000 valencianos

                    


Novartis se une un año más a la conmemoración del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), mediante la puesta en marcha de la acción ¡Toma consciencia y #RespiraVida!’. El objetivo es concienciar a los valencianos sobre los efectos de esta patología respiratoria grave e irreversible y el impacto que provoca en la calidad de vida, mediante una actividad ubicada en la explanada del patio exterior de la Estación del Norte durante todo el día que brinda a los visitantes la oportunidad de informarse sobre la EPOC, relajarse en un original “bar de oxígeno” y realizarse una espirometría, la prueba clave para diagnosticar y medir la progresión de la EPOC.

En España, la EPOC afecta a 2,7 millones de personas1, de las que cerca de 300.000 viven en la Comunidad Valenciana3. El Dr. Alberto Herrejón Silvestre, coordinador del Grupo de EPOC de la Sociedad Valenciana de Neumología (SVN), explica que “desafortunadamente, la EPOC sigue siendo la gran desconocida para la mayoría de la gente. En la actualidad, hay un alto porcentaje de pacientes que no saben que padecen la enfermedad y, por tanto, no se benefician de un tratamiento apropiado, sufriendo una progresión acelerada en la evolución de la patología que les conducirá a formas más graves”.

En este sentido, la Dra. Marta Palop Cervera, médico adjunto de Neumología del Hospital de Sagunto y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Valenciana de Neumología (SVN), respalda la importancia de este Día Mundial como una forma de “dar visibilidad a la EPOC”. “Este día pone de manifiesto la existencia de la patología. Para los pacientes que ya están diagnosticados, es un foro en el que resolver dudas y aprender a manejar mejor su enfermedad, además de un punto de reunión para poner en común sus experiencias”.

Los especialistas recuerdan que es importante realizar visitas periódicas al médico para observar y diagnosticar los síntomas de la EPOC de forma temprana. Así, explica la neumóloga, “realizarse una espirometría de forma anual, debería ser una medida tan común como controlar los niveles de colesterol o de glucemia. Nuestros pulmones son tan importantes como el corazón o el cerebro. Y un dato para el optimismo: podemos aportar soluciones para mejorar la vida de nuestros pacientes”.

Además de tratar y controlar la enfermedad, otra de las ventajas del diagnóstico precoz es que “nos permite intervenir de forma temprana y controlar también la aparición de las temidas comorbilidades y complicaciones, que son fundamentalmente de índole cardiovascular (mayor incidencia de cardiopatía isquémica o insuficiencia cardíaca). Tiene también relevancia la presencia de ansiedad y depresión, probablemente relacionadas con el impacto de los síntomas en la vida de los pacientes”, determina la experta.

Un desconocimiento potencialmente mortal
El desconocimiento de la EPOC por parte de la población general, unido al infradiagnóstico que arroja la enfermedad, resulta preocupante, ya que se trata de una afección grave y potencialmente mortal que en España provoca más de 15.000 muertes anuales1 y que a nivel mundial se postula como la tercera causa más frecuente de mortalidad4. En este sentido, prevenir y controlar las agudizaciones -episodios de agravamiento de la enfermedad que provocan un aumento repentino de los síntomas- es esencial. Este agravamiento constituye el motivo más frecuente de visitas médicas, así como de consultas a urgencias e ingresos hospitalarios5.

El Dr. Herrejón incide en la amenaza que representa la EPOC si no se diagnostica y trata de la forma adecuada, ya que “aunque disponemos de excelentes tratamientos que mejoran los síntomas, la calidad de vida y, posiblemente, la supervivencia, en la actualidad no existe curación para la enfermedad. Su carácter progresivo e irreversible conduce con los años al sufrimiento, la invalidez y la muerte prematura”.  Para evitarlo, aconseja “prevenir su progresión en cualquier fase”.

Abandonar el tabaco, el primer paso para plantar cara a la EPOC
El principal factor de riesgo a la hora de desarrollar EPOC es el tabaco, tal y como respalda el Dr. Herrejón: “a partir de los 35-40 años de edad y tras haber fumado unos años se comienza a desarrollar la EPOC en un 20% de fumadores susceptibles. Existen otros factores asociados relacionados con la EPOC, como es la exposición pasiva al tabaco en, por ejemplo, el ámbito familiar. En este contexto niños y adolescentes sufren una reducción de su capacidad respiratoria que les hará más susceptibles a desarrollar la enfermedad en el futuro”. En este sentido, continúa, “la concienciación de la gente del efecto perjudicial del tabaco y las medidas de control ambiental con la prohibición de fumar en sitios públicos ha sido un gran paso que ha permitido reducir la prevalencia del tabaquismo en la sociedad”.

Aunque tradicionalmente los hombres han fumado siempre más que las mujeres, este indicador está cambiando. El experto enfatiza que “aunque los hombres sufren la EPOC en mayor proporción que las mujeres, esta diferencia está disminuyendo con la incorporación de ellas al tabaquismo. De hecho, se prevé que en el futuro pueda llegar a ser mayor la prevalencia de la EPOC en mujeres que en hombres, como ya ocurre en algunos países desarrollados, al ser el género femenino más susceptible al efecto pernicioso del tabaco sobre el pulmón”.

Por su parte, la Dra. Palop pone el foco en los componentes tóxicos de los cigarrillos, que son “nocivos para el pulmón, pues determinan la aparición de enfisema pulmonar, signos de fibrosis pulmonar y afectación de la vía aérea y aumentan la incidencia de cáncer pulmón de forma muy importante. Fumar condiciona la pérdida progresiva de capacidad pulmonar, con la consiguiente limitación de la capacidad para realizar actividad física y la aparición de síntomas que limitan la vida de los fumadores”. Por todo ello, explica, “en este día tan importante para los neumólogos y los pacientes, tanto los actuales como los futuros, es fundamental resaltar la importancia de abandonar el hábito tabáquico”.

Pulmones libres de EPOC
El Dr. Herrejón aporta algunos consejos y explica que “medidas generales como la actividad física regular y una nutrición adecuada” pueden mejorar la situación de los pacientes con EPOC. Además, el experto recuerda que “se recomienda vacunación antigripal anual y antineumocócica para evitar neumonías”.

En el apartado de tratamientos, el neumólogo indica que los profesionales sanitarios cuentan con “un amplio abanico de fármacos para ser inhalados, con diversos dispositivos cada vez más eficientes y seguros. La base del tratamiento son los broncodilatadores de larga duración de mantenimiento”. En este plano, finaliza en clave positiva, “los pacientes con EPOC cada vez viven más años, con mejor situación clínica y con menor necesidad de ingresos hospitalarios, fruto de un tratamiento cada vez más efectivo”.

Novartis mantiene un compromiso constante con la investigación y desarrollo de soluciones que afronten las necesidades no resueltas de las personas con patologías respiratorias crónicas y preocupantes como la EPOC. Con una larga trayectoria en este campo, la compañía busca ofrecer nuevas alternativas terapéuticas que permitan prolongar y mejorar la calidad de vida de millones de pacientes.

Este comunicado contiene ciertas informaciones anticipadas sobre el futuro, concernientes al negocio de la Compañía. Hay factores que podrían modificar los resultados actuales.

Pie de foto, de izquierda a derecha: Dra. Marta Palop Cervera, médico adjunto de Neumología del Hospital de Sagunto y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Valenciana de Neumología (SVN), y Dr. Alberto Herrejón Silvestre, coordinador del Grupo de EPOC de la Sociedad Valenciana de Neumología (SVN).
  

No hay comentarios: