lunes, 5 de junio de 2017

Expertos en Oftalmología han analizado el futuro de las lentes intraoculares implantadas durante la cirugía

 Expertos en oftalmología y química han analizado los fundamentos moleculares de las lentes intraoculares (LIO) en el simposio ‘Del laboratorio al ojo’, organizado por Alcon en el marco del 32º Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR). El encuentro ha abordado las principales novedades en la química del ojo y el futuro en del proceso de manufactura de una LIO, así como las implicaciones ópticas y clínicas del material.

Las LIOs son lentes que se implantan quirúrgicamente de forma permanente para reemplazar a la lente natural afectada por una catarata. La función principal de la LIO es restablecer la capacidad del cristalino de enfocar la luz en la parte posterior del ojo (retina), perdida ante un trastorno de catarata, con el fin de recuperar calidad de visión y, en ciertos casos, solucionar en la misma operación otras anomalías oculares como los errores refractivos.

Así, durante el coloquio ‘Del Laboratorio al ojo’, los profesionales del sector han puesto en común los nuevos avances en el diseño de las LIOs. En palabras del moderador del simposio y director médico de las Clínicas que el Grupo OFTALVIST posee en Andalucía, el Dr. Ramón Ruiz Mesa, “hemos visto en qué consiste el uso de un material u otro en las lentes, qué repercusión tiene, qué diseño es el que habitualmente estamos utilizando y por qué tienen determinados beneficios o perjuicios. En definitiva, hemos acercado muchos conocimientos técnicos sobre los materiales de las LIOs que a veces se dan por sabido pero que no siempre están claros”.

El director del Grupo de Biomateriales del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Dr. Julio San Román, ha analizado las implicaciones en la química del ojo y los factores a tener en cuenta a la hora de seleccionar los componentes para una LIO. En su opinión, “los tres aspectos fundamentales para diseñar y elegir un material de un dispositivo ocular son la flexibilidad, la estabilidad en las condiciones fisiológicas del ojo y el control de los grados de hidratación. Lógicamente siempre deberán ser materiales trasparentes y amorfos para que su aplicación en el ojo no de lugar a la formación de estructuras cristalinas u orientadas que puedan provocar una opalescencia”.

En esta línea, el doctor ha reconocido la importancia de los fundamentos moleculares para la fabricación de las LIOs, ya que “prácticamente todos los problemas que afectan a la visión se pueden corregir con una LIO, pero hay que tener en cuenta que cuando se implanta, estamos introduciendo un sistema que es extraño para el organismo, por lo que hay que elegir cuidadosamente para que el ojo no responda de forma negativa. A día de hoy, todo eso está controlado por la propia elección del material o incluso por las modificaciones del material de forma superficial, de tal manera que evite interacciones con las células que den lugar a alteraciones de la capacidad de la lente para transmitir la luz”.

En el simposio también se ha evaluado el proceso de manufactura de la lente, de la mano del Chief Scientific Officer de Alcon Irlanda, Barry Walsh, y las implicaciones ópticas y clínicas del material elegido en sendas ponencias a cargo del director del Programa de Doctorado de la Facultad de Óptica de la Universidad de Valencia, el Dr. Alejandro Cerviño, y el Dr. Ramón Ruiz Mesa.

Respecto a la fabricación, el Dr. Ramón Ruiz Mesa ha apuntado que “debemos tener en cuenta que la LIO va a quedarse por muchísimo tiempo en el ojo, con lo cual el material es fundamental para que tenga una larga vida con un mejor resultado, no tanto recién implantado, sino durante todos los años que va a estar implantado. Por tanto, la manufactura y el tipo de material son esenciales para que perdure en el ojo”.

Además, en relación a su uso en la misma cirugía de catarata señala que “necesitamos saber los pros y contras de cada una de ellas para indicar a cada persona su lente idónea. Es decir, es importante personalizar la cirugía en función de la demanda, hábitos de vida y laborales del paciente en sí”, ha añadido el Dr. Ramón Ruiz Mesa.

Por último, también se han evaluado los próximos avances en el campo de las LIOs,
para el Dr. Julio San Román, estos progresos estarán “sujetos a que la compatibilidad y la respuesta del organismo a largo plazo sea la mejor posible. Para ello, existen técnicas de plasma, que son modificaciones de la estructura superficial de la lente, de tal manera que tienen menores posibilidades de respuesta celular en el organismo humano. Seguramente el mayor reto de cara al futuro próximo es conseguir que esta respuesta celular frente a las LIOs sea algo totalmente inexistente”.
  

No hay comentarios: