jueves, 15 de junio de 2017

El carcinoma de orofaringe asociado al virus del papiloma humano requiere terapias menos agresivas

IMOncology FUNDACIÓN, en colaboración con la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, ha organizado una sesión lectiva sobre las aplicaciones clínicas en el cáncer de cabeza y cuello en el marco de la octava edición del Máster en Aplicaciones Tecnológicas Avanzadas Oncología Radioterápica, que ha tenido lugar en el Centro Oncológico Madrid Arturo Soria.

Durante la sesión dedicada a la nueva clasificación HPV like, el doctor Joaquín Gómez, oncólogo radioterápico de GenesisCare Córdoba (Oncosur Grupo), ha explicado que en el cáncer de cabeza y cuello, sobre todo en el carcinoma de orofaringe, los virus pueden jugar un papel muy importante y que la infección por el Virus del Papiloma Humano (HPV) se asocia a este tipo de tumor: “El virus del papiloma humano hace que el cáncer de orofaringe se comporte de manera diferente al no asociado a este virus”, ha explicado el doctor Gómez, quien ha asegurado que este hallazgo ha obligado a la revisión de la clasificación de este tumor, considerándolo actualmente un tumor distinto, lo que se refleja en la nueva edición de la clasificación de la American Joint Committee on Cancer (AJJC).

Según este especialista, el hecho de que se comporte de forma distinta obligará en el futuro a realizar un tratamiento diferente: “Por ahora se continúan tratando de igual manera los tumores de orofaringe estén o no asociados al virus del papiloma humano, pero están en marcha diversos estudios que valoran la posibilidad de utilizar terapias menos agresivas en el cáncer de orofaringe asociado al virus, como por ejemplo disminuir la dosis total de radioterapia”.

El perfil de los pacientes afectados por el carcinoma de orofaringe asociado al virus de papiloma humano refleja también algunas diferencias respecto a los tumores tradicionales de cáncer de cabeza y cuello. Suelen ser pacientes más jóvenes, sin relación con el tabaco, el alcohol y cuya aparición se asocia a la conducta sexual que puede ser la causa de la infección por el virus. “Quizás en el futuro la vacuna contra el virus del papiloma humano también podría tener un papel en la prevención del cáncer de orofaringe, como lo es ahora el abstenerse de fumar y no abusar del alcohol”, ha concluido el doctor Gómez.

Por su parte, el doctor Jorge Contreras, oncólogo radioterápico del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga, ha hablado sobre la situación actual e innovaciones en el cáncer de cabeza y cuello. En palabras del doctor Contreras, cada vez son menos frecuentes los tumores producidos por el tabaco y el alcohol y más habituales los asociados al HPV, un factor que puede mejorar el pronóstico de la enfermedad y facilitar el uso de tratamientos menos agresivos con radio y/o quimioterapia.

Respecto al diagnóstico, este especialista ha defendido que el PET-TAC se está convirtiendo cada vez en una herramienta imprescindible para el diagnóstico “más exacto de estos tumores” y ha señalado su labor en la elaboración de planificaciones más precisas para los tratamientos radioterápicos.

Por último, el doctor Contreras ha hecho referencia a las novedades en el tratamiento como la cirugía menos invasiva y la disponibilidad de radioterapia de intensidad modulada (IMRT), así como técnicas de irradiación guiadas por la imagen que permiten obtener “mayor porcentajes de respuestas y curación con menor toxicidad” y los nuevos tratamientos sistémicos, con anticuerpos monoclonales o la inmunoterapia dirigida, que han supuesto un aumento de la supervivencia en tumores avanzados.

No hay comentarios: