miércoles, 26 de abril de 2017

Una correcta comunicación con los pacientes ahorra costes y mejora el cumplimiento terapéutico


Una comunicación adecuada entre el médico y el paciente favorece el diagnóstico clínico –basado en realizar una historia clínica cuidadosa-  el cual cuanto más ajustado sea hará que las pruebas necesarias para lograr el diagnóstico firme estén mejor dirigidas y sean menores. “Esto supone un ahorro para el sistema y reduce los inconvenientes para los pacientes. Además, ofrecer una información detallada y suficiente contribuye a la mejora del cumplimiento terapéutico”, ha asegurado el Dr. Eliseo Pascual, Presidente de Honor de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y del Hospital General Universitario de Alicante.

Durante la XVI edición del Curso de Tutores y Residentes de la SER, el Dr. Pascual ha señalado que “una explicación clara de la naturaleza de la enfermedad, de la finalidad del tratamiento (curativo, modificador de la inflamación, puramente sintomático, paliativo, etc.) y la función de los diferentes fármacos empleados, así como comentarios sobre sus posibles inconvenientes –al menos los más probables-, junto con un seguimiento suficiente en información continua, contribuyen a que el tratamiento sea seguido con éxito durante todo el proceso”.

“Entender lo que le ocurre – explicado en términos claros y comprensibles– reduce la ansiedad del paciente a la justificable por su problema, a la vez que favorece su colaboración con el médico facilitando todo el proceso. Un paciente que recibe atención y explicaciones desde el comienzo va a tener menos dudas y consiguientemente el tiempo empleado en disiparlas sea menor”. Asimismo, se requiere información por parte de los pacientes para la mejor toma de decisiones. “Una relación fácil y cercana pone de manifiesto detalles relevantes para todo el proceso, sin coste alguno”, ha recalcado el Dr. Pascual.

Ventajas del proceso de recertificación
El proceso de recertificación hay que entenderlo como una garantía de que el médico se ha formado en el periodo evaluado, y por lo tanto está capacitado para ofrecer el mejor acto profesional.  Además, está destinado a dar seguridad y tranquilidad al médico ante cualquier reclamación, a la empresa pública o privada que contrata al médico, y al paciente, según ha explicado el Dr. Francisco Javier de Toro, reumatólogo del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, durante su charla sobre la evaluación continua de la especialidad.
En su opinión, “sería interesante abordar sinergias entre los colegios profesionales y las sociedades científicas para fusionar las evaluaciones y consolidar la ‘validación periódica de la colegiación’ –un  proceso desarrollado por los colegios de médicos de España en el que evalúan cada 6 años tres aspectos que afectan a la actividad profesional (buena praxis, el estado de salud del médico  y la comprobación de que el médico mantiene la actividad clínica en ese período de tiempo)  añadiendo la recertificación por las sociedades científicas.

“Hay que avanzar en fórmulas de co-regulación al igual que lo hacen modelos más avanzados de acreditación profesional (Reino Unido, Canadá y USA) donde coinciden en diseños de cooperación entre los colegios profesionales y las sociedades científicas”.

ECOE en Reumatología
Coincidiendo con este curso se ha llevado a cabo la prueba de Evaluación Clínica Objetiva Estructurada (ECOE). “Contamos con 7 años de experiencia evaluando médicos internos residentes de último año de formación. Mediante este proceso los residentes que finalizan la especialidad pueden acceder a un certificado de mención o mención especial de la especialidad después de presentarse a una prueba propuesta por la Comisión Nacional de cada especialidad.  Nos decantamos por la ECOE como prueba objetiva. Además, este año hemos abierto la evaluación a los MIR de 3º año para que sea una evaluación formativa y así que puedan corregir las áreas de mejoras en su último año de residencia”, ha precisado el Dr. De Toro.

Un curso para compartir ideas y buscar soluciones
Según el Director del Curso y jefe de Servicio de Reumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el Dr. Indalecio Monteagudo, “este curso nació como un lugar de encuentro de los Tutores y Residentes, donde se comentan los problemas cotidianos de la vida profesional de ambos. Un lugar de complicidad y transmisión de problemas y proyectos de búsqueda de soluciones con ideas compartidas, un lugar de fomento de las relaciones futuras entre los que son el futuro de la Reumatología española”. La persistencia en el tiempo de este curso, que cumple su XVI edición, habla de su reconocimiento por parte de todos.

En la edición de este año –con la colaboración de Novartis- se ha hablado de la armonización de la Residencia en Reumatología, de salidas profesionales y de la especialidad. También se han incluido temas de interés científico y de relación con el paciente. Un año más se ha disfrutado del ‘Reuma Trivial’ donde los asistentes han analizado aspectos clínicos de las enfermedades reumáticas, y concluyó el curso con el clásico caso cerrado del ‘desafío total’, ha explicado el Dr. Monteagudo.

1 comentario:

Blogger dijo...

Identity Protection so strong, the U.S Government uses it. Get Identity Protection NOW.