lunes, 3 de abril de 2017

En invierno limita las actividades sedentarias de tus hijos. ¡A por el invierno!



Es evidente que las actividades de ocio en la infancia han cambiado notablemente en los últimos años. Mientras que antes, en la infancia,se dedicaban muchas horas de ocio jugar al aire libre, las nuevas tecnologías han cambiado este comportamiento y ahora los niños dedican muchas horas al ocio sedentario: videojuegos, tabletas y televisión son la primera elección en muchos hogares. La actividad física regular es un hábito saludable que no hay que dejar de lado.

Aunque en invierno no apetezca tanto salir a jugar a la calle o al parque y se tiende a pasar más horas en casa, es recomendable seguir ofreciendo oportunidades de actividad física a nuestros hijos, aunque haga frío. Quedarse en casa en lugar de hacer el ejercicio previsto al aire libre debe ser algo puntual. La casi nula práctica de actividad física, puede ser uno de los principales factores de riesgo. Tanto es así que en las últimas décadas los distintos gobiernos han desarrollado programas de salud infantil, tomando el ejercicio físico como un factor tan importante como la alimentación.

Algunas acciones que puedes hacer desde el entorno familiar para motivar la práctica de ejercicio físico en tus hijos son:
- Busca una actividad divertida o agradable, que les motive y quieran repetir otro día.
- Escoge una actividad física que podáis hacer en familia: pasear, ir al parque, ir en bicicleta juntos o hacer una excursión.
- Incorpora la actividad física en los hábitos saludables de la familia: se trata de añadir el ejercicio físico en la rutina.
Y busca excusas para hacer ejercicio en cualquier otro hábito: sube escaleras en lugar de ir en ascensor, aparca algo más lejos de lo habitual, por ejemplo.
- Programa un horario diario para la actividad física: por ejemplo, salir a pasear veinte minutos antes de cenar, o quedarse a jugar en el parque media hora después de la escuela.
- Ponerse retos en familia es un buen estímulo para seguir practicando de forma habitual: cronometrar una caminata o establecer cada vez puntos de llegada más lejanos son dos buenos ejemplos.

La televisión o la tableta no están prohibidas, simplemente deben tener un uso limitado. Demasiado tiempo frente a una pantalla no es bueno para la salud del niño. Está en nuestras manos reintroducir la actividad física en la vida de nuestros hijos para ofrecerles un estilo de vida más saludable.

Otro factor esencial para llevar unos hábitos de vida saludables es una alimentación equilibrada. Para ello, recuerda que Actimel contiene L.Casei Danone y vitaminas D y B6, que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

No hay comentarios: