martes, 11 de abril de 2017

El efecto contrario de los abdominales

  
Si padeces diástasis cada abdominal separará más tus músculos rectos abdominales por lo que tu tripa cada vez será más abultada


Llega el buen tiempo y comienza la conocida como “operación bikini”, normalmente basada en dieta y ejercicio físico. Para lograr el apreciado vientre plano, las tablas de abdominales se incluyen en la rutina deportiva diaria. Sin embargo, lo abdominales clásicos ayudan a abultar más el abdomen si padecemos de diástasis. Esto se debe a que cada vez que se realiza un abdominal se produce un aumento de presión en el abdomen que separa los músculos rectos abdominales e impiden la unión de la línea alba.


Y es que la diástasis es la separación de los rectos abdominales con rotura de la línea alba provocando un desplazamiento de los órganos internos y eso es lo que nos impide tener un vientre plano. Cuando cogemos peso, las vísceras digestivas empujan a los abdominales, y esta tensión produce una rotura de la línea alba y una posible hernia umbilical. Al dañarse la zona central, el abdomen será mucho más voluminoso, por no poder contener bien el aparato digestivo y aparecerán problemas de espalda, digestiones pesadas u otros problemas asociados.  Cualquiera, hombre o mujer, puede padecer diástasis, un problema que tienen el 100% de las embarazadas.

“Aunque cualquier persona puede sufrir la diástasis, pero esta posibilidad aumenta considerablemente entre las mujeres embarazadas. El cuerpo cambia durante la gestación, existiendo un crecimiento del  útero que alberga al bebé lo que da lugar a la diástasis. Tras el parto en una minoría de mujeres el abdomen vuelve a su lugar, sin embargo, en el 80% no mejora de forma natural y persistirá un volumen en el abdomen similar al de una embarazada de 4 meses”, explica Rafael Vicetto, fisioterapeuta y especialista en postparto.

Para recuperar el abdomen y conseguir un cierre de la diástasis abdominal deberemos descartar los abdominales tradicionales y completar un tratamiento específico así como seguir unos consejos para el día a día, descartando ejercicios perjudiciales y cicatrizando la zona lesionada. En esta línea Stopdiástasis ha diseñado un programa basado en ejercicios sencillos y una faja abdominal que unido a un seguimiento profesional ofrecen un resultado en 6 semanas.

El diagnóstico es fundamental para saber qué ejercicios realizar para recuperar la salud. Valoramos si tenemos diástasis: Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies en el suelo. A continuación, situamos la mano plana en el ombligo y levantamos ligeramente la cabeza. Si existe un espacio y los dedos se hunden indica que tenemos una rotura de la línea alba y, por tanto, diástasis.

1 comentario:

Blogger dijo...

New Diet Taps into Innovative Plan to Help Dieters Lose 23 Pounds in Only 21 Days!