lunes, 27 de marzo de 2017

Un tratamiento ‘online’ reduce el sufrimiento de los enfermos con dolor abdominal recurrente

 


El dolor abdominal recurrente (DAR) es un dolor de barriga que se repite, como mínimo, una vez al mes, y que puede afectar sobre todo en la vida diaria de los niños y adolescentes. Se calcula que un 10 % de los menores de entre 8 y 16 años tienen DAR. La UOC ha llevado a cabo un programa en línea en que los niños afectados por esta dolencia y sus padres aprenden diferentes técnicas, como la relajación o la comunicación, que han conseguido reducir el malestar de los afectados. Las primeras conclusiones del proyecto DARWeb revelan que los afectados experimentan mejoras en su calidad de vida y se reduce la percepción de la severidad del problema. El estudio elaborado por investigadores de los Estudios de Ciencias de la Salud y de Psicología y Ciencias de la Educación cuenta con la prescripción de los pediatras.

De la experiencia de las familias que ya han terminado el programa, los investigadores concluyen que el 100 % están muy satisfechas de la experiencia. Un 94 % de las familias subraya que ha aprendido técnicas de relajación que le son útiles, un 76 % da menos importancia al dolor y un 53 % ha notado una disminución del malestar. También las puntuaciones en calidad de vida y severidad del dolor mejoran. Además, las familias creen que ha mejorado su situación global y han aprendido a afrontar el dolor (puntuación media de 9 en una escala de 0 a 10).

El programa, que es una plataforma en línea, se ofrece a niños de entre 9 y 15 años afectados por DAR y a sus familias. El web dispone de siete sesiones de trabajo. Se recomienda que se haga una por semana de una duración de 30-45 minutos. Cada sesión da pautas para controlar el estrés, el miedo, la mejora de la comunicación... En definitiva, aporta instrumentos para que los afectados puedan superar las situaciones que les provocan dolor de barriga y seguir con sus vidas.

En cuanto al calendario, los investigadores de PSiNET hacen una evaluación antes de iniciar el programa, una seis meses después, otra cuando hace un año y una al finalizar el programa para captar los efectos a corto, medio y largo plazo.

El grupo PSiNET –que cuenta con Rubén Nieto, Eulàlia Hernàndez, Mercè Boixadós e Imma Beneitez como investigadores– ha impulsado esta investigación después de un primer estudio con una muestra más reducida. En esta segunda fase se amplía el número de pacientes a los que se hace seguimiento. En este caso participarán unas setenta familias con niños de entre nueve y quince años que han sido derivados por sus pediatras. El proyecto, que finalizará en noviembre de 2017, está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Las TIC, una oportunidad

Los investigadores destacan que existen pocos servicios de asesoramiento psicosocial disponibles presencialmente. El tener los recursos en línea permite llegar a un gran número de afectados y ello con una inversión mínima.

«La idea era ofrecer una herramienta que beneficiara al máximo número de personas posible y, gracias al web, han podido acceder al programa familias de diferentes puntos del Estado. Además, queríamos asegurarnos de que el coste fuera gratuito inicialmente», concluye.


No hay comentarios: