domingo, 19 de marzo de 2017

La importancia del desayuno y qué debe incluir en invierno

                                                   

Los niños duermen de media entre 10 y 12 horas, por lo que después de este ayuno prolongado deben aportar energía al organismo. ¿Para qué necesita tu hijo esta energía? El cerebro necesita glucosa para funcionar, y la forma de aportarle energía es a través de los alimentos, en las distintas comidas del día.
Por eso el desayuno es tan importante: el cerebro debe poder usar la energía de los alimentos del desayuno para poder funcionar bien. Un niño que desayuna bien, está más concentrado y rinde mejor en la escuela. Desayunar es un hábito necesario y es importante que ya desde la infancia se asegure esta comida por la mañana. Desayunar correctamente requiere cierta disciplina: ni las prisas ni el sueño deben impedir que se desayune bien. Es recomendable dedicar al desayuno entre 10 a 15 minutos, sentados en la mesa, en un ambiente relajado y preferiblemente en familia.
Asegúrate de despertar a tu hijo con suficiente tiempo para un correcto desayuno y habiendo descansado las horas oportunas.

-El mejor desayuno
El desayuno debe significar un 25% del aporte energético total ingerido en todo el día. Las vitaminas y los minerales son fundamentales para el crecimiento de tu hijo y, sobre todo, para ayudar al correcto funcionamiento de su cuerpo. La principal fuente de vitaminas y minerales vendrá dada por la fruta, pero también la leche y derivados lácteos son ricos en determinadas vitaminas, como la vitamina D, y minerales como el calcio, que contribuirán en la salud ósea de tus hijos. Si el lácteo es fermentado, como el yogur, los beneficios son múltiples.

El yogur nos aporta calcio y proteínas de alta calidad y, gracias a sus fermentos, ayudan a mejorar la digestión de la lactosa del mismo.
La fórmula correcta del desayuno, especialmente en edad infantil, es: Fruta + Lácteo + Cereal = Energía para todo el día

Y la fórmula más adecuada en invierno, para ayudar a las defensas, puede ser: Fruta (vitamina C) + Yogur fermentado (como Actimel®) + Cereales o galletas.
Actimel contiene L.Casei Danone y vitaminas D y B6, que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

No hay comentarios: