sábado, 25 de marzo de 2017

Andalucía realizó casi 283.000 citologías el pasado año dentro del programa de cribado para prevenir el cáncer de cérvix

Andalucía realizó casi 283.000 citologías el pasado año dentro del programa de cribado para prevenir el cáncer de cérvix
Los centros sanitarios del Sistema Sanitario Público de Andalucía realizaron en 2016 citologías de control a 282.954 mujeres de entre 25 y 65 años, dentro del programa de cribado para prevenir el cáncer de cérvix, que está garantizado para el 100% de la población diana. 
El procedimiento de detección más habitual para las lesiones en el cuello uterino son las citologías periódicas, un procedimiento rápido, basado en el estudio al microscopio de células aisladas, que permiten llegar al diagnóstico de un gran número de enfermedades, incluidas las neoplásicas.
En Andalucía se siguen las recomendaciones de cribado establecidas por el Ministerio de Sanidad. Este programa de detección precoz puede realizarse a petición de la mujer o a propuesta del profesional de atención primaria. Si las dos primeras citologías son negativas, se recomienda una prueba cada tres años. En caso de resultado positivo, es decir, indicativo de la existencia de una posible lesión cervical, la paciente ha de ser posteriormente valorada por el ginecólogo, que puede indicar otras pruebas diagnósticas, como la colposcopia y la biopsia.
Estas pruebas se vienen realizando en los centros de salud por médicos de familia, enfermeras y matronas adiestrados en la técnica, donde, una vez tomada la muestra, se fija y se envía al servicio de Anatomía Patológica de su hospital de referencia. Los resultados son remitidos a los mismos centros donde los médicos de familia informan a las usuarias del diagnóstico, evitándoles así desplazamientos innecesarios hasta el centro hospitalario. Sólo en el caso de que estas citologías evidencien alteraciones, las pacientes son derivadas al especialista.
La prevención, clave
El cáncer de cuello uterino causa la muerte de unas 580 mujeres al año en España, por lo que resultan fundamentales tanto las medidas de prevención (uso del preservativo y vacunación contra el VPH, fundamentalmente), como su diagnóstico precoz, ya que se trata de una patología que tratada a tiempo tiene una curación de casi el 100%.
Por ello, la Consejería de Salud, aprovechando la celebración mañana del Día Mundial del Cáncer de Cérvix, anima a las mujeres a tomar de medidas de prevención y a realizarse esta sencilla prueba de cribado. Además, recuerda que el calendario vacunal incluye la vacuna contra el VPH para niñas de 12 años, que las protege frente a las infecciones causadas por algunos tipos virus de papiloma contenidos en la vacuna, que a su vez son la causa de algunos grupos de cánceres de cuello de útero y de otros menos frecuentes como los de ano, vagina o vulva.
El cáncer de cuello uterino se da principalmente en mujeres sexualmente activas, existiendo evidencia consistente de que está relacionado con la infección del virus del papiloma humano (VPH). Se conocen más de 150 tipos de VPH, de los cuales alrededor de 40 infectan el área genital y anal, atribuyéndose capacidad oncogénica a los tipos 16,18, 33, 35, 39, 45, 52, 56, 58 y 59, siendo el paradigma de los de alto riesgo los tipos 16 y 18, que se detectan en más del 99 % de los cánceres, tanto epiteliales como adenocarcinomas.
Así, para la detección y el tratamiento precoz de esta patología femenina, en 2004 se implantó en la sanidad pública andaluza un proceso asistencial, que se sigue en todos los distritos y hospitales de la comunidad autónoma, para dar respuesta a las mujeres con lesiones precursoras y/o cáncer invasivo de cuello uterino, garantizando la continuidad asistencial y la toma de decisiones compartidas.

No hay comentarios: