lunes, 16 de enero de 2017

Llega a España Trevicta® (palmitato de paliperidona), el primer tratamiento para la esquizofrenia que se administra sólo 4 veces al año


·      
 Janssen  ha anunciado hoy que ya está disponible en España TREVICTA® (palmitato de paliperidona), un fármaco para el tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia en pacientes adultos que se administra cada tres meses, lo que ofrece a los pacientes el intervalo de administración más largo disponible para un antipsicótico a nivel mundial.
“Esta aprobación supone un gran avance para las personas con esquizofrenia”, señala el Dr. Antonio Fernández, director de Acceso al Mercado y Government Affairs de Janssen. “Estamos muy orgullosos de este logro, un ejemplo más de nuestra investigación en el área de la Psiquiatría, en la que Janssen descubrió uno de los primeros tratamientos para la esquizofrenia hace más de 60 años. Desde entonces, hemos sido pioneros en el desarrollo de tratamientos innovadores para mejorar la vida y la salud mental de los pacientes en todo el mundo”.
Se calcula que en España unas 400.000 personas están diagnosticadas de esquizofrenia[i], un trastorno mental en el que mantener el tratamiento es clave para prevenir las recaídas y permitir la recuperación a largo plazo de las personas que la padecen. Precisamente el palmitato de paliperidona administrado trimestralmente permite un control prolongado de los síntomas de la esquizofrenia con sólo cuatro administraciones al año, lo que ofrece mayor comodidad tanto para los pacientes como para sus familias.
“El tratamiento de la esquizofrenia ha mejorado mucho en los últimos años gracias al elevado grado de respuesta terapéutica de los nuevos antipsicóticos y a su mejor tolerabilidad, pero aún presentan el hándicap de que tienden a ser abandonados por los pacientes porque se trata de tratamientos prolongados”, explica el Dr. Miquel Bernardo, Director de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clínic de Barcelona. Este factor de cronicidad, sumado a que la esquizofrenia es una patología en la que los pacientes tienen poca conciencia de enfermedad “hace que las tasas de adherencia a la medicación sean bajas”, señala este especialista.
En este sentido, el palmitato de paliperidona administrado trimestralmente, aprobado en la Unión Europea en junio de 2016, permite a los pacientes adultos con esquizofrenia -previamente estabilizados con palmitato de paliperidona mensual- recibir su tratamiento únicamente cuatro veces al año, lo que supone una mayor comodidad para ellos y para sus familias, al tiempo que garantiza una mayor adherencia al tratamiento.
“El palmitato de paliperidona administrado trimestralmente es un tratamiento eficaz, seguro y de tolerabilidad contrastada[ii], que se asocia con una buena calidad de vida y elevada satisfacción por parte del paciente”, señala el Dr. Bernardo.
El palmitato de paliperidona administrado trimestralmente es un antipsicótico que se presenta como suspensión inyectable de liberación prolongada, con cuatro presentaciones (175 mg, 263 mg, 350 mg, 525 mg) que deben ser administradas por un profesional sanitario mediante una inyección en el músculo deltoides o en el glúteo. El principio activo de este fármaco es palmitato de paliperidona, que bloquea los receptores de los neurotransmisores dopamina y serotonina, lo que ayuda a normalizar la actividad cerebral, que se encuentra alterada en el cerebro de los pacientes con esquizofrenia.
 Los dos estudios en fase III que han permitido la autorización del palmitato de paliperidona administrado trimestralmente -España ha participado en uno de los dos con 53 pacientes incluidos en 10 centros- han demostrado que el palmitato de paliperidona administrado trimestralmente es al menos tan eficaz en la prevención de recaídas como la formulación mensual de palmitato de paliperidona, además de no asociarse con ninguna señal de seguridad nueva o inesperada.
“La eficacia y seguridad del palmitato de paliperidona administrado trimestralmente ofrece a las personas con esquizofrenia una mayor libertad para centrarse en otros aspectos importantes de su vida y menos en su tratamiento. Esta nueva opción ayudará a reducir la probabilidad de recaída y la progresión de la enfermedad”, apunta el Dr. Antonio Fernández.

Minimizar el riesgo de recaídas
“El tratamiento de la esquizofrenia es clave para mantener el control de los síntomas y evitar las recaídas”, subraya por su parte el Dr. Fernando Cañas, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Psiquiátrico Rodríguez Lafora de Madrid. “Sabemos que interrumpir la medicación es el factor más determinante en la aparición de estos episodios, que se asocian con un deterioro progresivo del paciente”.
Como explica este especialista, algunos estudios han demostrado que hasta la mitad de los pacientes con esquizofrenia no toma la medicación de manera adecuada en el primer año tras el diagnóstico; “mientras que en el segundo año, este porcentaje puede subir hasta el 75%”[iii]. Se calcula, añade el experto, que cerca del 85% de los pacientes experimentará nuevas recaídas, que son claves prevenir para frenar el deterioro de la calidad de vida de los pacientes.
“La baja adherencia a la medicación puede deberse a un abandono de la misma o a una subdosificación, que conlleva una pérdida de eficacia. La principal consecuencia de una mala adherencia al tratamiento es una tasa más elevada de recaídas que serían evitables; con mayor índice de rehospitalizaciones e ingresos más prolongados. Por eso, en la esquizofrenia la adherencia al tratamiento es clave”, subraya el Dr. Bernardo.
 En este sentido, los expertos consideran que garantizar la dosis correcta del fármaco minimiza el riesgo de recaídas, permite una mayor estabilidad del paciente y contribuye a mejorar la integración, reduciendo el estigma y permitiendo una mayor normalización.
En la fase aguda de la esquizofrenia, el tratamiento de esta patología está centrado en prevenir el daño y controlar el comportamiento del paciente reduciendo la gravedad de sus síntomas. Mientras que en las posteriores, de estabilización y mantenimiento, mantener el tratamiento es clave para prevenir las recaídas y controlar el posible empeoramiento de los síntomas.
El Dr. Bernardo señala para concluir que “la posibilidad de recibir el tratamiento cada tres meses permite contextualizar el tratamiento de la esquizofrenia en un espectro más amplio, en el que las intervenciones no están tan centradas en los aspectos farmacológicos”. Además, el palmitato de paliperidona administrado trimestralmente puede administrarse en dispositivos sanitarios ambulatorios, como consultas externas o centros de salud mental comunitarios, sin necesidad de acudir a las unidades de Psiquiatría hospitalarias.

No hay comentarios: