martes, 6 de diciembre de 2016

Las alteraciones metabólicas afectan especialmente a pacientes con enfermedades reumáticas

Las alteraciones metabólicas afectan especialmente a pacientes con enfermedades reumáticas debido a que suman un mayor riesgo sobre el árbol vascular, según una de las conclusiones de la conferencia magistral del Dr. José A. García Donaire, nefrólogo del Hospital Universitario Clínico San Carlos (Madrid), impartida durante el XX Congreso anual de la Sociedad de Reumatología de la Comunidad de Madrid (SORCOM) celebrado los días 1 y 2 de diciembre.

En opinión de este especialista, “las patologías reumáticas más frecuentes tienen una situación de inflamación crónica, a la que se suma la propia de las alteraciones del metabolismo, por lo que la posibilidad de dañar la circulación arterial es mayor. Las alteraciones metabólicas generan un aumento de la glucosa en sangre, así como una disfunción de las grasas circulantes, especialmente las más favorecedoras de trombos”.

En este sentido –añadió- “el riesgo asociado a estos pacientes consiste en la posibilidad de desarrollar lesión de órganos diana (riñón, corazón y cerebro) tras el diagnóstico de los factores de riesgo. La aparición de patología metabólica añade riesgo a su enfermedad de base”. El mal control de la glucemia, lípidos y peso empeora el pronóstico de la población general y, en particular, de los pacientes con enfermedades reumáticas.

Diagnóstico precoz y prevención
Por tanto, el Dr. García Donaire insistió en la “gran relevancia” que tiene el diagnóstico de alteraciones metabólicas en los pacientes con enfermedades reumáticas por el riesgo añadido que generan a la patología de base. “La prevención, la detección precoz de las mismas y el tratamiento óptimo puede lograr mejorar la evolución de las alteraciones metabólicas asociadas a las enfermedades reumáticas”, sostuvo. 

“El manejo multidisciplinario entre especialistas y la comunicación con el paciente y su médico de Atención Primaria son esenciales para evitar el desarrollo de enfermedades metabólicas. Una vez diagnosticadas, deben individualizarse a la patología reumatológica concreta y corregir dichas alteraciones siendo muy cautelosos con la farmacología”, afirmó.

Respecto a las novedades en este ámbito, el especialista aseguró que “están relacionadas con la investigación de unas hormonas que produce el tejido graso o adiposo -llamadas adipokinas-, las cuales están relacionadas con la posibilidad de aumentar el riesgo cardiovascular y tienen una comunicación directa a nivel cerebral para el control de la saciedad”.

Cardiología y Anestesiología: especialidades invitadas en el encuentro
Por su parte, la Doctora Ana Pérez Gómez, presidenta de la SORCOM, destacó el programa variado y abierto a otras especialidades que comparten escenario clínico con la Reumatología. En este sentido, este año fueron Cardiología y Anestesiología las especialidades invitadas a debatir sobre técnicas de imagen, tratamiento y aspectos puramente clínicos de distintas enfermedades reumatológicas.

La ciencia básica también tuvo su espacio con conferencias que trataron de esclarecer dónde se encuentran a día de hoy prometedoras terapias como el trasplante de médula o el trasplante de heces. Y también se trató sobre el presente y futuro de la terapia corticoidea en un debate dirigido en el que además se hizo partícipe al público asistente, entre otros temas.