lunes, 12 de diciembre de 2016

Casi 300 profesionales trabajan en la Red de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía

Casi 300 profesionales trabajan en la Red del Sistema Vigilancia Epidemiológica de Andalucía (SVEA) desde “el rigor, la agilidad, independencia y prudencia”. Así lo ha expresado el consejero de Salud, Aquilino Alonso, durante la inauguración de la reunión anual de esta red, donde ha relacionado los temas planteados en las Jornadas como algunos de sus retos más importantes en el momento actual.
En este sentido, ha destacado las enfermedades transmitidas por vectores, las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS), y la vigilancia de la cronicidad desde los determinantes sociales, como retos que requieren de políticas para trabajar colaborativamente con multitud de agentes, ya que la vigilancia de la salud es un factor fundamental para afrontar los retos epidemiólogicos actuales.
Así, ha resaltado que las infecciones emergentes, así como las relacionadas con la asistencia sanitaria, están movilizando la vigilancia epidemiológica a nivel mundial, y generando una rápida actualización de las recomendaciones así como redes coordinadas de trabajo que buscan reforzar la capacidad de los países frente a estas enfermedades. Del mismo modo, las enfermedades crónicas también están movilizando nuevos recursos y estrategias en el ámbito de la vigilancia, que están permitiendo identificar los factores relacionados y emprender políticas para promover su modificación.

Balance de la Red SVEA
Sólo en 2015, el Servicio de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía ha realizado el seguimiento de más de 10.000 casos notificados de Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO), de los cuales se han confirmado 5.777. En este sentido, el consejero ha destacado que la relación de Enfermedades de Declaración Obligatoria es uno de los elementos que demuestran la capacidad de evolución y adaptación que tiene esta red, que nunca ha dejado de actualizarse, hasta alcanzar la cobertura actual de 76 enfermedades, 36 de las cuales son de declaración urgente.
Junto a ello, desde los diferentes dispositivos de detección y respuesta del SVEA ante alertas epidemiológicas se ha actuado el pasado año en 2.219 situaciones de alerta por riesgo para la salud pública (1.724 son EDO).
Aquilino Alonso ha considerado que el funcionamiento de la Red “va mucho más allá”, pues su orientación hacia la vigilancia de la salud permite a su vez realizar una acción en salud pública “y afrontar la diversidad de retos que se plantean de la mano de la evolución epidemiológica y social”.
Durante su intervención, el consejero de Salud ha agradecido a los profesionales que contribuyen al funcionamiento de esta Red su trabajo diario y su compromiso con la salud pública y la innovación permanente en la vigilancia de la salud. Además, ha tenido palabras de recuerdo y reconocimiento hacia José María Mayoral, quien formó parte del nacimiento de esta Red SVEA, y de quien ha valorado su legado, a través de los trabajos que desarrolló en la salud pública andaluza, su participación en sociedades científicas, y sus proyectos y publicaciones, como la propuesta de Vigilancia en las enfermedades crónicas, elaborada en el Grupo de Vigilancia Epidemiológica de la Sociedad Española de Epidemiología.
Nuevos instrumentos de vigilancia
En el seno de la Red SVEA se han desarrollado nuevos instrumentos de vigilancia que están permitiendo mejorar la calidad de la información, y la calidad y la seguridad de la asistencia sanitaria, así como la implicación de otros departamentos, como son Agricultura, Medio Ambiente o Industria, entre otros.
En este sentido, el consejero ha destacado el Sistema de Alertas HAM, una aplicación desarrollada y patentada por profesionales de distintas unidades del Hospital de Valme para controlar la presencia de Klebsiella Blee desde el momento en que la persona infectada o colonizada entra en el centro hospitalario (consultas, hospital de día, hospitalización o urgencias), lo que permite activar los protocolos necesarios para su aislamiento y correcta atención sanitaria.
Se trata de la primera herramienta de estas características que existe en la actualidad y, además, es extensible a las alertas de cualquier otro tipo, permitiendo la interconexión entre centros diversos, lo que vuelve a demostrar la capacidad innovadora de la Red SVEA y sus profesionales.
Otro instrumento novedoso es el documento de recomendaciones para el control de este tipo de infecciones en centros sociosanitarios, que extiende los protocolos de control a los cuidados sanitarios que se realizan en estos espacios, en los cuales las oportunidades de adquisición y diseminación de bacterias multirresistentes son especialmente relevantes, por la fragilidad de la población residente, como en centros de residencias de mayores, centros de larga estancia, centros de día, de terapia ocupacional o de asistencia para respiro familiar.
Aquilino Alonso también se ha referido al Atlas de Indicadores de Salud y Bienestar Social en Andalucía y al Proyecto de Ley de Promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada como otros dos ejemplos de la capacidad innovadora de la salud pública andaluza. Se trata de instrumentos que aplican la vigilancia de la cronicidad considerando los entornos y los determinantes sociales.
Así, el consejero de Salud ha considerado que los instrumentos que se presentan en esta jornada anual “vienen a facilitar el trabajo colaborativo con otras instituciones y entidades cuyas decisiones tienen un impacto muy importante en las enfermedades crónicas, la mayoría de las veces muy superior a las actuaciones sanitarias”.
Finalmente, ha puesto en valor a la Red SVEA, por haberse configurado como un instrumento imprescindible para desarrollar políticas sanitarias dirigidas a las causas estructurales de los problemas de salud.