lunes, 21 de noviembre de 2016

Nuevo curso online que permite a los profesionales reconocer los trastornos relacionados con el gluten y la dieta FODMAP

Un curso online, impulsado por Dr. Schär Institute, permite a los profesionales sanitarios –ya sean médicos de Atención Primaria, especialistas digestivos, enfermeras/os y dietistas-nutricionistas– ahondar en el conocimiento de la sensibilidad al gluten no celíaca. Disponible ya de manera gratuita en este enlace, el curso aborda en profundidad los principales trastornos relacionados con el gluten como la sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC) y la recomendación de alimentos FODMAP (Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables por sus siglas en inglés) dentro de las dietas con sensibilidad al gluten.

El curso tiene, entre otros objetivos formativos, lograr que los alumnos diferencien la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) respecto a la enfermedad celíaca (EC) y a la alergia al trigo y conocer los trastornos relacionados con el gluten. Además, se profundiza en el conocimiento de los FODMAP y en la eficacia de una dieta baja en FODMAP, de manera que se capacita a los alumnos para extraer conclusiones válidas que les permitan aconsejar a sus pacientes.

En este sentido Naike Castillo, experta en Nutrición y responsable del Servicio de Nutrición de Dr. Schär España, señala “el diagnóstico de esta entidad es por descarte ya que hasta la fecha no existen pruebas específicas para ello y su diagnóstico se ha basado sobre todo en la respuesta a la dieta sin gluten (DSG). Y añade “diagnosticar correctamente las enfermedades relacionadas con la ingesta de gluten requiere destreza y sistemática por parte del médico. Por ello es probable que un porcentaje de pacientes catalogados como SGNC posiblemente tengan EC no detectada correctamente”.

La sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) se manifiesta con síntomas, tanto intestinales como extraintestinales, parecidos al cuadro clínico que presentan los pacientes de enfermedad celíaca. Resulta muy complicado establecer una prevalencia de la SGNC cuando la comunidad científica no ha alcanzado un consenso en cuanto a su definición.

Hasta la fecha solo existen estimaciones sobre la frecuencia de la sensibilidad al gluten no celíaca. Esta se encuentra entre el 1 y el 6 % de la población, lo que demuestra que esta entidad tiene una prevalencia global notablemente superior a la de la enfermedad celíaca que es de un 1%.  La SGNC ha generado un gran interés tanto en la comunidad científica como en la sociedad en general. El diagnóstico se lleva a cabo verificando la reacción a la alimentación sin gluten, después de haber descartado la enfermedad celíaca y la alergia al trigo.

Así como en el caso de la enfermedad celíaca la terapia consiste en llevar una dieta libre de gluten de manera estricta, en el caso de los sensibles al gluten no celíacos, la dieta no tiene que llevarse a cabo de forma tan estricta ni de manera permanente como en la EC. Tras comenzar la dieta sin gluten se debería producir una mejoría de los síntomas. No obstante, se recomienda una provocación con gluten posterior para asegurar el diagnóstico.

Por otro lado, los FODMAP son carbohidratos fermentables de cadena corta muy frecuentes sobre todo en los alimentos de origen vegetal, como el trigo, la cebada y el centeno. Estos componentes pueden desencadenar síntomas gastrointestinales en sujetos susceptibles, como en el caso de pacientes con síndrome del intestino irritable, que vuelven a desaparecer al seguir una dieta baja en FODMAP.

Según Naike Castillo“en la dieta baja en FODMAP se distinguen tres fases. La primera etapa consiste en la completa eliminación de los alimentos que contienen FODMAP durante un período máximo de 8 semanas, siempre bajo la supervisión de un dietista cualificado adecuado, y especializado. En una segunda fase, se realizará una revisión dietética exhaustiva de los síntomas y de los diarios de alimentación elaborados por el paciente, que servirán de guía para la fase de reintroducción. Y por último, dependiendo de los síntomas, se establecerá el orden y la cantidad en que se deben reintroducir los alimentos que contienen FODMAP. A largo plazo, el paciente puede controlar sus síntomas consumiendo alimentos que contienen FODMAP conforme a su límite de tolerancia”.

Dado que una dieta baja en FODMAP restringe considerablemente las opciones de alimentación y tiene enormes efectos en la composición de la flora intestinal microbiana, los pacientes que sigan esta dieta deberían ser asistidos por un especialista en alimentación.

Diferentes trastornos relacionados con el gluten
Como se pone de manifiesto en el curso, existen nuevos trastornos relacionados con el gluten además de la enfermedad celíaca como son la alergia al trigo, la sensibilidad al gluten no celiaca o el gluten ataxia, que deben distinguirse, aunque el tratamiento sea el mismo, una dieta sin gluten.
Diferentes cuestionarios y estudios que se han realizado han reflejado que el conocimiento y la concienciación sobre la enfermedad son bajos. De ahí la necesidad de plantear este curso y dirigirlo a distintos colectivos, dado que en el diagnóstico y seguimiento de esta enfermedad interfieren distintos profesionales como los médicos de Atención Primaria, Enfermería y Nutricionistas. Por estos motivos, el profesorado está formado por gastroenterólogos/diabetólogos, dietistas-nutricionistas, expertos nutricionales en alergología y doctores en Enfermería.

El curso cuenta con diferentes recursos didácticos en dos módulos, casos clínicos, ejemplos de dietas y valoraciones nutricionales y abundante material complementario. Además, los usuarios pueden realizar un test de evaluación online y obtener créditos de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Comunidad de Madrid-SNS. Este formato permite al profesional sanitario formarse cuando quiera, pudiendo enviar las dudas que tenga y comprobar que ha asimilado los conocimientos.