sábado, 22 de octubre de 2016

Un nuevo compuesto se muestra prometedor en el tratamiento de varios tipos de cáncer en humanos

Un nuevo compuesto, descubierto conjuntamente por la compañía farmacéutica internacional Servier, con sede en Francia, y Vernalis (I+D), una empresa con sede en Reino Unido, ha demostrado que bloquea una proteína esencial en el crecimiento continuado de, al menos, una cuarta parte de todos los cánceres. Así lo han puesto de manifiesto investigadores del Instituto de investigación médica de Eliza Hall y Walter y Servier.
La investigación presenta una nueva vía de acabar eficazmente con estas células cancerosas, al aportar luz en el tratamiento de cánceres hematológicos como la leucemia mieloide aguda, el linfoma o el mieloma múltiple; así como tumores sólidos como el melanoma, el cáncer de mama o el de pulmón. Recientemente, se ha publicado en la edición online de la revista Nature.
El compuesto de Servier - S63845- se dirige a una proteína de la familia BCL2, denominada MCL1, que es esencial para la supervivencia continuada de estas células cancerosas.
El científico y profesor adjunto Guillaume Lessene, que dirigió al equipo de investigación del Instituto de investigación médica de Eliza Hall y Walter en Melbourne (Australia); apuntó que este trabajo proporciona la primera evidencia preclínica clara de que la inhibición de MCL1 es efectiva sobre diferentes tipos de cáncer.
MCL1 juega un papel importante en muchos tipos de cáncer al ser una proteína pro-supervivencia, que permite a las células cancerosas evadir el proceso de muerte celular programada que de forma natural las elimina del organismo”, indicó el profesor Lessene. “Amplios estudios llevados a cabo en una gran variedad de modelos han mostrado que S63845 se dirige a las células cancerosas dependientes de MCL1 para su supervivencia”.
El equipo de profesionales del profesor adjunto Lessene trabajó conjuntamente con el hematólogo y profesor adjunto Andrew Wei, el Dr Donia Moujalled del hospital “The Alfred” y científicos de Servier; con el objetivo de demostrar que S63845, no solo fue efectivo frente a distintos tipos de cáncer, sino que también podría ser liberado a dosis que eran bien toleradas por las células normales.
El Dr. Olivier Geneste, director de investigación oncológica de Servier afirma que esta investigación preclínica y la identificación de fármacos candidatos “confirman el potencial de MCL1 como una diana terapéutica oncológica. S63845 se ha descubierto a través de la colaboración con Vernalis. Como fruto de la continua colaboración entre Servier/Novartis en este área, el desarrollo clínico del inhibidor de MCL1 deberá ponerse en marcha en un futuro próximo”.
El profesor adjunto Lessene apuntó que esta investigación proporciona una prueba más de la utilidad de una nueva clase de fármacos frente el cáncer llamada BH3 miméticos. “BH3 miméticos inhiben un grupo de proteínas conocidas como “proteínas pro-supervivencia BCL-2” afirmó. “MCL1 es un miembro de esta familia de proteínas y su inhibición activa el proceso de muerte celular programada. Los investigadores del Instituto Walter and Eliza Hall evidenciaron el papel de BCL-2 en el tratamiento del cáncer hace más de 28 años y el rol esencial de MCL1 en la supervivencia de las células malignas hace cuatro años”.
La investigación fue financiada a través de una colaboración de investigación con Servier y a través de fondos del Centro Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia, la Sociedad de Leucemia y Linfoma (US), el Consejo del Cáncer de Victoria, la Fundación Kay Kendall Leucemia, la Agencia del Cáncer de Victoria, La Fundación de Investigación para el Cáncer australiana, el Programa Operacional de Infraestructura del Gobierno de Victoria y el estado de Anthony Redstone.
El Instituto de investigación médica de Eliza Hall y Walter  es el centro de investigación principal del Victorian Comprehensive Cancer Centre, una alianza de los principales hospitales  de Victoria y centros de investigación comprometidos con el control del cáncer.