sábado, 22 de octubre de 2016

Turismo: 5 razones para visitar BOHOL en Filipinas



Bohol, con sus colinas onduladas, sus llanuras, sus manantiales cristalinos y playas únicas, es una de las provincias más espectaculares de la región de Visayas y la décima isla más grande del país. Este destino se ha convertido en uno de los más atractivos de Filipinas gracias a todas las experiencias que se pueden vivir en él y los innumerables lugares que podrás conocer.

Hablar de Bohol es hablar de las Chocolate Hills, una formación de 1268 colinas cubiertas de heno que oscilan entre los 40 y los 120 metros de altura, una de las maravillas naturales del país. El nombre de las colinas se debe a su color característico durante la estación seca.  Estas colinas se formaron por la propia naturaleza, surgiendo en el fondo del océano, aunque hay una leyenda que cuenta un origen diferente. Un gigante de nombre Arogo, atormentado por la pérdida de su amada, lloró tanto que sus lágrimas se convirtieron en piedra, creando las Chocolate Hills.

Uno de los puntos con mejor perspectiva es el pueblo de Carmen, donde hay un gran mirador con distintas plataformas, a las que se llega ascendiendo 214 escalones. Los visitantes esperan encontrarse con la criatura más curiosa que habita en Filipinas, el tarsero, el mono más pequeño del mundo. Para verlos hay que ir al santuario de los tarseros, un pequeño trozo de bosque dónde el diminuto primate vive en libertad.

Las maravillosas playas salpicadas de corales de Bohol atraen a bañistas, buceadores y deportistas de todo el mundo. Bohol es conocido por ser uno de los mejores lugares para los amantes del buceo. Los submarinistas disfrutan de magníficas vistas de impresionantes corales y coloridos estatuarios marinos a lo largo de la costa de Balicasag, Panglao y Cabilao.

Por ejemplo, Panglao una isla paradisíaca famosa por sus playas de postal de arena blanquísima, perfectas para relajantes vacaciones en familia y punto de salida de muchas excursiones en las que disfrutar de su variada vida marina. Aquí podrás encontrarte con escarpadas paredes rocosas, una paleta impresionante de arrecifes de coral, serpientes de mar y morenas.

La playa de Alona deslumbra a sus visitantes con sus aguas cristalinas y sus lujosos resorts con palmeras y cocoteros. Esta playa es el lugar ideal para aquellos que desean empaparse del colorido y exuberante mundo subacuático.


Balicasag se caracteriza por ser un santuario marino de paredes de coral en cascada sobre aguas profundas con fuertes corrientes, podrás observar gigantescas tortugas marinas, paredes de coral llenas de vida, impresionantes cuevas y multitud de especies marinas. El snorkel en Balicasag es impresionante, uno de los mejores de Filipinas.

¿Y quién no ha soñado con ver, por lo menos una vez en la vida, delfines saltando acrobáticamente en el aire? En Bohol tu sueño se hace realidad. El mar que rodea la isla de Pamilacan es famoso por ser lugar de encuentro para observar ballenas y delfines. Un recuerdo inolvidable de tu viaje será el espectáculo de decenas de delfines nadando a gran velocidad con espectaculares piruetas circenses.

Otra actividad que no puedes perderte si visitas Bohol, es disfrutar de las excursiones fluviales donde descubrirás un maravilloso paisaje salpicado con preciosas pequeñas aldeas. Los cursos fluviales de los ríos Loboc e Inabanga son impresionantes. Una excursión a lo largo del río Loboc es una de las actividades más populares en Bohol, donde encontrarás restaurantes flotantes situados en barcas motorizadas, donde se puede comer comida filipina a la vez que disfrutar de música en vivo y de bailes folklóricos filipinos.

¡Ven a Bohol, déjate sorprender por este maravilloso destino que seguramente querrás volver a visitar una y otra vez!