sábado, 29 de octubre de 2016

No todos los productos lácteos son iguales

En el contexto de una dieta equilibrada donde contribuyen muchos grupos de alimentos que aportan diferentes nutrientes, la leche y los productos lácteos son indispensables en la alimentación infantil. Se estima que unas 3 raciones diarias de productos lácteos, ayudan a cubrir la necesidad diaria de calcio de los más pequeños. Es interesante diversificar el consumo de lácteos, ya que no todos los productos lácteos son iguales.

A la hora de escoger un producto lácteo para tu hij@, debes de tener en cuenta que existen diferencias entre ellos. Es importante aclarar que no hay productos “buenos” ni “malos”, y que estas características diferentes pueden ser aprovechadas en distintos momentos, dependiendo de las necesidades minerales, y preferencias personales.

**Descubre algunas de las características que hacen diferentes a los productos lácteos:

 El yogur/leches fermentadas no tienen apenas lactosa como tal, ya que las bacterias que lo producen la digieren. Por este motivo las personas con ciertos problemas para digerir la lactosa, pueden digerir el yogur y las leches fermentadas mucho mejor que la leche.

 La leche y el yogur/leches fermentadas mantienen las proteínas del suero de la leche, que son de calidad.

 La grasa láctea es principalmente saturada, por lo que es preferible tomar lácteos semidesnatados durante la infancia y la adolescencia.

 Ciertos productos lácteos son ricos en minerales y vitaminas, especialmente calcio.

Una interesante alternativa a la hora de escoger un producto lácteo para tus hij@s es el nuevo Actimel Kids, una leche fermentada con L.casei Danone y vitaminas D y B6, y que gracias a su nueva fórmula contiene calcio Actimel Kids es apto para niños mayores de 3 años cuando se consume como parte de una dieta y estilo de vida sanos y equilibrados.