martes, 18 de octubre de 2016

MENOS DE UN 30% DE LAS LOBECTOMÍAS VATS QUE SE REALIZAN EN ESPAÑA UTILIZAN TÉCNICAS MÍNIMAMENTE INVASIVAS



Poca agresión sobre la pared torácica y una rápida recuperación, principales ventajas de la lobectomía (cirugía torácica) mínimamente invasiva
La lobectomía VATS reduce el dolor y las complicaciones cardio respiratorias en el postoperatorio de los pacientes, lo que conlleva una morbimortalidad menor
De la mano de destacados cirujanos torácicos de nuestro país, el curso combina formación teórica y prácticas experimentales con ovejas

“Con la lobectomía VATS el paciente puede incorporarse a su vida más rápido, con menos secuelas y con una calidad global de la asistencia muy superior a  los tradicionales abordajes abiertos, que se llevan a cabo mediante la separación de las costillas, siendo esta la diferencia principal entre la lobectomía toracoscópica VATS y la lobectomía abierta”, explica el Dr. Nicolás Moreno Mata, Expresidente de la Sociedad Española de Cirugía Torácica (SECT) y responsable de Cirugía Torácica en el Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla.

La cirugía torácica mínimamente invasiva, lobectomía VATS, consiste en un abordaje mediante una pequeña incisión en el tórax sin separación de las costillas y la visión toracoscópica a través de un monitor. Esta técnica, que se ha impuesto en muchos países desarrollados y su uso está en continua expansión, se utiliza en numerosos procedimientos quirúrgicos siendo la elegida para el abordaje del cáncer de pulmón en muchos centros.