jueves, 27 de octubre de 2016

El uso de biosimilares en Atención Primaria: entre el desconocimiento, la falta de formación y las dudas

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) ha presentado hoy en el 38º Congreso Nacional de la Sociedad, que se celebra en Santiago de Compostela, los resultados de una encuesta realizada a más de 700 profesionales sobre el grado de conocimiento de los medicamentos biosimilares en Atención Primaria y su manejo clínico y legal.

Entre otros aspectos, la encuesta pone de manifiesto el moderado conocimiento existente entre los encuestados sobre los medicamentos biosimilares y las diferencias que existen con sus biológicos de referencia.

Resulta especialmente llamativo que más de la mitad de los médicos encuestados (un 58%) no sepa describir correctamente qué es un biosimilar, y tres de cada cuatro equiparaban su manejo al de un genérico.

Según el Dr. José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, “resulta evidente e inaceptable el escaso conocimiento de los médicos de Familia sobre el desarrollo y comercialización de biosimilares, ya que se trata de unos fármacos que cada vez se van a tener que prescribir más en Atención Primaria”. En concreto, como llama la atención, “es especialmente acusado el desconocimiento de las cuestiones relacionadas con la intercambiabilidad, prescripción y sustitución automática de biosimilares, así como sobre el marco legal en España para sobre su manejo”.

Tal y como se revela en la encuesta, un alto porcentaje (un 70%) considera que su formación en este área es mala o inexistente siendo, además, muy elevado el porcentaje de especialistas que desconocen qué biosimilar está disponible en el ámbito de Atención Primaria.

Dudas legales

En cuanto al marco legal de los medicamentos biológicos, incluidos los biosimilares, existen claras dudas en relación a aspectos como la prescripción de biológicos por marca comercial, la no sustitución y la importancia que estas medidas legales tienen para la correcta farmacovigilancia post-comercialización.

Así, aunque el 75% de los encuestados coinciden en que la sustitución automática y la intercambiabilidad pueden comprometer la trazabilidad, el 85% desconoce la obligatoriedad de la prescripción por marca comercial de los medicamentos biológicos (originales y biosimilares) y sólo el 25% es consciente de que los fármacos biológicos no pueden ser sustituidos sin el consentimiento expreso del médico prescriptor.

En este sentido, D. Julio Sánchez Fierro, vicepresidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, ha declarado en este foro su “preocupación por el desconocimiento que tienen los médicos de Familia sobre el marco legal que regula los fármacos biológicos y biosimilares en nuestro país”. Aunque reconoce que “la regulación de estos medicamentos no es especialmente compleja”, pero desde la propia Administración se ha circunscrito casi por completo el uso de estos fármacos al ámbito hospitalario, “descuidando su introducción informada en Atención Primaria”. De esta forma, a juicio de Sánchez Fierro, “es necesario y urgente un esfuerzo informativo y formativo entre los médicos de Primaria, dado que el empleo de estos fármacos se está extendiendo sobre todo en enfermedades crónicas, que son de manejo habitual por los médicos de Familia”.

Interés por formarse

Según se ha puesto de relieve en la sesión de biosimilares celebrada en SEMERGEN’ 16, por el momento, este bajo grado de conocimiento puede venir provocado por la falta de uso clínico de estos medicamentos en el ámbito de Atención Primaria, ya que sólo un 14% manifiesta tener experiencia en la prescripción de biosimilares.

De acuerdo a los resultados, los especialistas de Atención Primaria muestran gran interés en ampliar sus conocimientos, y 9 de cada 10 estarían interesados en recibir formación siendo la opción de formación “on line” la de preferencia. En palabras del Dr. Llisterri, “son escasas lasactividades formativas promovidas por la Administración Pública en este ámbito, cuando se trata de un déficit formativo emergente y urgente”.