jueves, 27 de octubre de 2016

El movimiento de apoyo al cáncer de mama debería extenderse al resto de tumores



Como colofón a la campaña que la Asociación Española Contra el Cáncer ha desarrollado durante todo el mes de octubre con motivo de Día Mundial contra el Cáncer de Mama, se ha celebrado una nueva mesa redonda de los ya habituales “Diálogos AECC”. En esta ocasión, se ha puesto el foco en el papel que ha tenido la sociedad civil en los índices de supervivencia en cáncer de mama.

A esta mesa redonda han asistido, además de Ignacio Muñoz como presidente de la AECC, la Embajadora Global de la Campaña de Concienciación sobre el Cáncer de Mama de la Compañía Estée Lauder, Elizabeth Hurley; la Directora General de Estée Lauder Iberia, Leticia Domecq; y la Dra. Belén Gómezinvestigadora en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa CABIMER de Sevilla, cuyo proyecto está financiado por la AECC, gracias a los fondos aportados por la compañía Estée Lauder, que lleva desde el 2013 colaborando con la asociación. El debate ha estado moderado por Purificación Beltrán, periodista de la Cadena SER y directora del programa “A Vivir Madrid”.

Todos ellos han señalado que las claves del éxito en la supervivencia en cáncer de mama se encuentra en la unidad de toda la sociedad en pos de un único objetivo: las mujeres con cáncer de mama. Desde la creación del lazo rosa como símbolo de lucha contra el cáncer de mama, ideado por Evelyn Lauder en 1992, hasta las campañas de recaudación de fondos para la investigación, el movimiento contra el cáncer de mama es un ejemplo a seguir en otro tipo de tumores.


Diálogos AECC, ¿cuál es el papel de la sociedad en el éxito de estas campañas?

El cáncer de mama es uno de los tumores que más incidencia tiene. Las cifras globales se sitúan en torno a 1,6 millones de casos nuevos cada año de los cuales unos 26.500 se diagnostican en España. En todo el mundo, hay más de 6 millones de mujeres con cáncer de mama, pero el índice de supervivencia es de un 85%, y es el tumor que cuenta con más apoyo social. Sin duda, es la investigación la que ha conseguido mejores diagnósticos, tratamientos y métodos de detección precoz pero, ¿qué papel ha jugado la implicación de la sociedad en estos datos? ¿Es el movimiento rosa global responsable del éxito? ¿Por qué ha triunfado este movimiento en el mundo entero? ¿De qué sirve ponerse un lazo rosa? ¿Es extrapolable este movimiento global al resto de tumores?

Durante toda la mesa de debate, se han manejado datos esperanzadores sobre el cáncer de mama, así como el apoyo social que desde los años 90 ha tenido este tipo de tumor. Leticia Domecq, directora general de Estée Lauder Iberia, quiso no solo destacar el papel de Evelyn Lauder como creadora del lazo rosa como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama, sino el compromiso continuo de la compañía a nivel global, recaudar fondos para la investigación médica y llamar a la acción en la lucha contra esta enfermedad. En palabras de Leticia, “Como compañía que tiene el privilegio de llegar a muchísimas mujeres en todo el mundo, hemos utilizado ese engranaje para activar un movimiento global de concienciación y recaudación de fondos que ha contribuido a la investigación médica más prometedora. Estée Lauder cree firmemente en el poder de comunicación para movilizar a los sectores de la sociedad. Esa actuación en grupo nos hace más fuertes y es la que inspira nuestro compromiso continuo de vencer al cáncer de mama”.

En una línea parecida se manifestó Elizabeth Hurley, embajadora global de la Campaña de Concienciación sobre el Cáncer de Mama de la Compañía Estée Lauder. La actriz y modelo señaló que su abuela murió por cáncer de mama sin decírselo a nadie y, vio la necesidad de compartir un asunto de tanta trascendencia para concienciar a las mujeres sobre cómo luchar contra este tipo de tumor. Además, Elizabeth Hurley quiso poner de manifiesto que “Es algo que no se puede hacer de forma individual, tiene que hacerse como grupo. Creo en la fuerza de la unidad. Solo juntos podemos acabar con esta terrible enfermedad que nos toca de cerca a todos”.


Otro de los temas tratados en la mesa redonda fue la investigación en cáncer de mama. Es quizás uno de los tumores más investigados y, gracias a ello, la supervivencia en este tipo de tumor se sitúa en un 85%. La Dra. Belén Belén Gómezinvestigadora en Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa CABIMER de Sevilla y beneficiaria de un proyecto de la AECC, señaló la importancia que tiene la sociedad para que los investigadores puedan desarrollar su trabajo. “Gracias al apoyo de la sociedad –continúa la Dra. Gómez-, de empresas y de personas de reconocido prestigio que contribuyen en la difusión del mensaje y en sensibilizar sobre la importancia de investigar, hay más fondos para la investigación porque la sociedad se moviliza. En concreto, para mi disponer de esta financiación ha sido la vía para volver a España a realizar mi proyecto y continuar aquí mi carrera como investigadora en cáncer”. 

Por último, Ignacio Muñoz presidente de la AECC, puso de manifiesto que el movimiento rosa en concienciación y movilización contra el cáncer de mama es paradigmático y “es necesario que seamos capaces de extrapolar esta manera de movilizar a la sociedad hacia el resto de tumores, porque es evidente que funciona”. Mujeres como Evelyn Lauder, apoyados por otras como Elizabeth Hurley, iniciaron un movimiento global del que se sigue recogiendo los frutos, “unos frutos –continùa Ignacio Muñoz- que se traduce en vida para millones de personas”.


Al final del encuentro informativo las principales conclusiones han sido:

  • El movimiento rosa global ha sido fundamental en la concienciación social contra el cáncer de mama
  • Esta concienciación ha dado como resultado una movilización que se ha traducido en la captación de más fondos para la investigación
  • Como consecuencia de aumentar los proyectos de investigación, se ha aumentado la supervivencia en este tipo de tumor
  • Es necesario extrapolar esta manera de concienciar y movilizar al resto de tumores

Situación del cáncer de mama en España


·         La mayoría de los casos de cáncer de mama se diagnostican en edades comprendidas entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65. Las tasas de incidencia están aumentando lentamente en España y en el mundo, probablemente debido al envejecimiento de la población y al diagnóstico cada vez más temprano.

·         El cáncer de mama representa el tipo de cáncer más frecuente en la mujer, con una incidencia anual de más de 25.000 casos en España (Globocan 2012), 26.500 según la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), lo que significa el 29%  de todos los tumores femeninos. Además, supone la primera causa de mortalidad por cáncer en mujeres con 6.075 fallecimientos en 2012.

·         Aproximadamente 1 de cada 8 mujeres presentará esta enfermedad a lo largo de su vida.

·         La supervivencia por cáncer de mama ha mejorado notablemente en los últimos 20 años (anualmente se incrementa la supervivencia por este tumor un 1,4%). Cada año disponemos de mayor información para diagnosticar precozmente y tratar el cáncer de mama, lo que ha permitido que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de este tumor sea del 85% en nuestro país (Eurocare-5), por encima de la media europea y similar a los países con las mejores cifras de supervivencia.

·         Sin lugar a dudas, el diagnóstico precoz es la mejor herramienta para luchar contra esta enfermedad. A través de los programas de cribado con mamografías, se pueden diagnosticar los tumores de mama en estadios iniciales en los que hay muchísimas posibilidades de curación.

·         Generalmente se recomienda realizar mamografías periódicas entre los 50 y 69 años.

·         Cada mujer puede reducir su riesgo de forma individual con pequeños cambios en su estilo de vida. Actualmente se conoce que prevenir la obesidad, evitar el alcohol, una dieta adecuada y ejercicio habitual reduce no solo el riesgo de padecer un cáncer de mama sino también el riesgo de recidiva.

·         Aparte de la edad, hay otros factores que se asocian con un riesgo más elevado: las mujeres con antecedentes de cáncer de mama en la familia, o que no hayan tenido hijos o los hayan tenido tarde, o con menarquia precoz o menopausia tardía, parecen tener mayor riesgo. No obstante, muchas mujeres que han tenido un cáncer de mama no presentaban ningún factor de riesgo conocido. Poseer un riesgo mayor para el cáncer de mama no implica la certeza de que se vaya a padecer la enfermedad, sólo indica cierta predisposición. 

·         La investigación es fundamental, no solo en el cáncer de mama. A medida que se conocen mejor los factores pronósticos de la enfermedad, es posible identificar el riesgo de cada caso de cáncer de mama, lo que permite seleccionar el tratamiento más adecuado para cada uno.

  

pegatinas-con-logo_firma_1