jueves, 22 de septiembre de 2016

Tres ejes centrarán el trabajo de SESPAS y la OMC frente a la iatrogenia

  Tres ejes de actuación centran el trabajo que están llevando a cabo la Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)  para la prevención y control de la iatrogenia.

La iatrogenia es el daño que hacen los médicos y el sistema sanitario a los pacientes y a la población con actuaciones que se promueven como beneficiosas para la salud. Una fuente de iatrogenia son los errores médicos, pero no la única, ya que también se provoca daño con una actuación sanitaria correctamente aplicada. El objetivo de SESPAS y la OMC es reducir el riesgo de daños innecesarios hasta un mínimo aceptable, conscientes de que el riesgo cero no existe.

Tras la reunión de hoy en Barcelona, en el marco del Congreso Internacional de Sobrediagnóstico, los miembros del grupo de trabajo han explicado, en una sesión abierta a profesionales y expertos en esta materia, que es necesario concienciar no solo al sector sanitario sino también a los ciudadanos de la importancia de una adecuada asistencia. En este sentido, han subrayado que más no es mejor ni garantiza mejores resultados y, además, puede causar daños, como duplicidades de tratamientos o exceso de pruebas diagnósticas, son algunas de las que se han mencionado. Es necesario que el ciudadano sepa que un exceso de intervención es dañino para el ciudadano.

La OMC y SESPAS reivindican la vuelta a una medicina que no sea defensiva, apoyada en el conocimiento y en el saber hacer y han recordado que la situación actual hace vulnerable al sistema.

La iniciativa quiere ir más allá e implicar también a los ciudadanos para lograr un cambio cultural. SESPAS y la OMC proponen incluir la iatrogenia en la agenda política sanitaria, que sea tomada en consideración por parte de las instituciones y que se promueva la investigación para tener la información suficiente para saber realmente su impacto.

El grupo está trabajando en un documento técnico de posicionamiento sobre este problema. En él se acotarán los ámbitos de la iatrogenia, sus causas y determinantes, aproximará su impacto sobre los pacientes y la población, sobre los profesionales y sobre la sociedad. Asimismo, se estimarán los costes de la iatrogenia y se propondrá un baremo de daños que prevenga la medicina defensiva. El informe terminará con una propuesta de recomendaciones en la política sanitaria, para la gestión de centros e instituciones y para la gestión clínica y formación.