viernes, 16 de septiembre de 2016

Nuevos datos de Novartis presentados en ECTRIMS muestran los beneficios de Gilenya® en la progresión de la discapacidad de los pacientes a 10 años

Novartis ha anunciado hoy nuevos datos del estudio ACROSS, que evaluó los resultados de discapacidad a 10 años en pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente (EMRR) tratados con Gilenya® (fingolimod). Dichos resultados ofrecen evidencias de la eficacia a largo plazo del tratamiento continuado con Gilenya® para controlar la progresión de la discapacidad. Los resultados completos se presentaron en el 32º Congreso del European Committee for Treatment and Research in Multiple Sclerosis (ECTRIMS) en Londres, Reino Unido.

ACROSS es un estudio observacional de una sola visita de 175 individuos previamente reclutados en el estudio de Fase II de fingolimod en EMRR. El estudio cumplió su objetivo primario de un cambio significativamente menor desde el valor basal a 10 años en la puntuación de la Escala Expandida del Estado de Discapacidad (EDSS) de los pacientes que mantuvieron el tratamiento con Gilenya® frente a los que lo interrumpieron (0,55 vs 1,21, respectivamente; p=0,0155). El análisis de los objetivos secundarios clave demostró que, pasados 10 años, el riesgo de progresión a EM secundariamente progresiva (EMSP) se reducía un 66,2% en los pacientes que siguieron tratándose con Gilenya®durante al menos ocho años frente a los que no. También hubo un retraso significativo cuatro veces mayor en el tiempo transcurrido hasta usar una silla de ruedas. Casi el 60% (59,4%) de los pacientes de ACROSS siguieron tratándose conGilenya® a los 10 años, demostrando la persistencia del tratamiento a largo plazo.

“La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica debilitante que afecta mucho a la capacidad de los pacientes para realizar sus tareas diarias”, anunció Vasant Narasimhan, Director Global de Desarrollo Farmacológico y Director Médico de Novartis. “Los datos de ACROSS se suman a nuestro conocimiento del uso a largo plazo de Gilenya® como una opción de tratamiento muy eficaz para los pacientes con EM recurrente-remitente.”

La EM es una enfermedad neurológica crónica asociada a un empeoramiento de la discapacidad física y cognitiva (como la memoria) con el paso del tiempo que limita la capacidad de los pacientes para llevar a cabo sus tareas diarias. Limitar la progresión de la discapacidad al principio del proceso de la enfermedad es un importante objetivo del tratamiento en la EM y puede ayudar a mejorar los resultados a largo plazo de las personas que padecen la enfermedad, así como a retrasar la progresión a EMSP.