miércoles, 14 de septiembre de 2016

Nace el Barcelonaßeta Brain Research Center, un centro pionero de referencia al servicio de la investigación en Alzheimer

La Fundación Pasqual Maragall ha dado un paso más en su lucha contra el Alzheimer con la puesta en marcha de su centro de investigación, el Barcelonaßeta Brain Research Center (BBRC). Se trata de un novedoso complejo con instalaciones de alto nivel dedicadas específicamente a la investigación clínica para la prevención del Alzheimer.

De esta forma, la Fundación Pasqual Maragall traslada su sede y unifica toda su actividad científica en este edificio, ofreciendo a los investigadores y colaboradores unas infraestructuras especializadas en el estudio del cerebro, y al servicio de las necesidades de investigación en este ámbito.

El nuevo equipamiento está situado en la calle Wellington de Barcelona, dentro del Campus de la Ciutadella de la Universidad Pompeu Fabra, y ha sido diseñado por el  arquitecto Juan Navarro Baldeweg, Premio Nacional de Arquitectura en 2014. El edificio cuenta con 4.276 m2 construidos divididos en 6 plantas sobre rasante y una planta subterránea.

Actualmente, están ocupadas 4 plantas que acogen varios programas de investigación para la prevención del Alzheimer de la Fundación, como el Estudio Alfa o el proyecto europeo EPAD. Las tres plantas restantes permitirán el futuro crecimiento y se ocuparán dependiendo de las necesidades de los proyectos científicos.

De este modo, el Programa de Investigación Clínica, que actualmente desarrolla el Estudio Alfa y la iniciativa europea EPAD, cuenta con siete despachos de investigación para atención y recogida de datos de voluntarios, un laboratorio para la gestión de muestras biológicas y una sala de congeladores y muestras.

El Programa de Grupos Terapéuticos para cuidadores dispone de una sala específica en la que se llevan a cabo sesiones de terapia grupal con cuidadores de enfermos de Alzheimer con el objetivo de proporcionarles herramientas que mejoren su calidad de vida.

El centro también dispone de una Plataforma de Neuroimagen, con servicio de adquisición de imágenes y personal investigador especializado en posprocesamiento y análisis, dedicado en exclusiva a la investigación de neurociencias. Este hecho es significativo ya que, en general, las unidades de resonancia magnética se comparten entre múltiples especialidades médicas así como con personal clínico e investigador. La plataforma cuenta con una máquina de resonancia magnética 3T de última generación destinada a la obtención de imágenes cerebrales de alta calidad, que permiten explorar cómo funciona el cerebro, entender la neurodegeneración y comprobar los efectos de los medicamentos de prevención que se administran. Cuenta también con la colaboración científica de Philips, experto tecnológico fabricante de la unidad. Finalmente, las oficinas de la Fundación ocupan una parte de la 4a planta y alojan las áreas de captación de fondos, comunicación y administración.

En total, el edificio acoge actualmente a 53 trabajadores, más de la mitad de los cuales pertenecen al personal investigador del Barcelonaßeta Brain Research Center. La infraestructura actual permite realizar las visitas y pruebas de los cerca de 3.000 voluntarios que participan en los diversos estudios.

La inversión total ha sido de 9M€ que corresponden a la construcción, instalaciones y obra civil y 2,9M€ en la adquisición del equipamiento científico. El financiamiento proviene en un 25% de recursos propios (fondos privados recaudados durante la iniciativa Alzheimer Internacional 2011, impulsada con la participación de la Fundación Reina Sofía), otro 25% de fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) gestionado por la Generalitat de Catalunya, y la mitad restante mediante un préstamo sin intereses del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 

Estas nuevas instalaciones, junto con los programas que se llevan a cabo, sitúan al Barcelonaßeta Brain Research Center de la Fundación Pasqual Maragall como un centro de referencia, pionero a nivel estatal e internacional en investigación clínica para la prevención de la enfermedad del Alzheimer.

En los últimos años, la investigación sobre esta enfermedad ha vivido un giro radical en su diseño y ejecución basado en la constatación de la existencia de una fase preclínica, que se inicia de manera silenciosa entre los 15 y 20 años previos a la aparición de los primeros síntomas. Dicho giro ha propiciado la puesta en marcha de nuevos programas de investigación que, para proporcionar las claves para poder prevenirla, requieren de la participación de personas jóvenes y sanas. En el campo del Alzheimer, el ámbito de conocimiento ha salido de los hospitales y se ha trasladado a la misma sociedad, por lo que es imprescindible desarrollar nuevos procesos, nuevas infraestructuras y nuevas formas de relación con los participantes”, explica el Dr. José Luís Molinuevo, director científico del Barcelonaßeta Brain Research Center de la Fundación Pasqual Maragall. “En este sentido, este centro se convierte en un referente para la multitud de iniciativas internacionales que reclaman la necesidad de disponer de espacios exclusivamente dedicados a la prevención de esta enfermedad”,subraya.

Estudio Alfa: nuevas investigaciones sobre la relación entre genética y estructura cerebral
La Fundación Pasqual Maragall trabaja para saber quién sufrirá la enfermedad y diseñar programas de prevención que retrasen o frenen su aparición. Con este objetivo, el año 2012 se puso en marcha , gracias a la Obra Social ”la Caixa”, uno de los estudios más complejos y con mayor número de voluntarios que existe en el mundo dedicado a la detección precoz y a la prevención del Alzheimer: el Estudio Alfa.

Éste cuenta con una cohorte de 2.743 voluntarios adultos sanos, entre 45 y 75 años, hijos e hijas de enfermos de Alzheimer, como es el caso de Cristina Maragall Garrigosahija de Pasqual Maragall y portavoz de la Fundación. Cada tres años y durante décadas, estos voluntarios realizan diversas pruebas (test de cognición, hábitos de vida, analíticas y pruebas de neuroimagen, entre otros). El objetivo es recoger información que permita identificar biomarcadores y factores de riesgo para diseñar estrategias de prevención de esta enfermedad.

Recientemente, el Estudio Alfa ha incorporado una nueva línea de investigación, llamada MRI-GWAS, con la finalidad de estudiar la relación existente entre la genética y la estructura cerebral, que contará con la participación de 2.000 voluntarios provenientes de la cohorte existente.

Cada 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, enfermedad que afecta actualmente alrededor de 800.000 personas en España. Se desconoce el origen y las causas, se diagnostica tarde y no existe ningún tipo de medicación que retrase o frene su curso, ya que los medicamentos ensayados hasta el momento han fracasado.  

“Si fuésemos capaces de retrasar cinco años el inicio de los síntomas, el número de personas enfermas se reduciría a casi la mitad”, explica el Dr. Jordi Camídirector general de la Fundación, por eso “necesitamos estudiar qué ocurre en nuestro cerebro antes de que el Alzheimer se manifieste y que los daños sean irreversibles”.

Primera voluntaria española del estudio europeo EPAD
Este verano, la Fundación ha incorporado su primera voluntaria al estudio europeo EPAD (European Prevention of Alzheimer’s Dementia), que tiene como objetivo empezar a testar fármacos que actúen en los estadios iniciales de la enfermedad del Alzheimer para evitar o ralentizar la aparición de los síntomas. Según el Dr. José Luis Molinuevo, colíder de EPAD, el “EPAD es una oportunidad única para ofrecer a personas sanas con riesgo de desarrollar Alzheimer la posibilidad de acceder al ensayo clínico más innovador diseñado para la prevención de esta enfermedad”.

Con la incorporación de los primeros participantes, el Barcelonaßeta Brain Research Center inicia el procedimiento que llevará a la realización de los primeros ensayos clínicos del EPAD, un proyecto en el que participan 35 centros de investigación, universidades, asociaciones de enfermos y laboratorios europeos. El EPAD reclutará 6.000 voluntarios en toda Europa, 200 de la Fundación, de los cuales 1.500 podrán participar en los ensayos clínicos de prevención de la enfermedad del Alzheimer.

Una enfermedad que absorbe años de vida a enfermos y cuidadores
El Alzheimer altera profundamente la vida de millones de familias de todo el mundo, ya que es una enfermedad que absorbe años de vida tanto a los enfermos como a sus cuidadores. Conscientes de estas dificultades, la Fundación Pasqual Maragall junto con la Obra Social ”la Caixa” desarrollan un programa de grupos terapéuticos para los cuidadores de enfermos de Alzheimer, con el objetivo de proporcionarles las herramientas adecuadas para conseguir que no se sientan solos en la cura y protección del enfermo.

Un estudio realizado por la Fundación Pasqual Maragall y la Obra Social ”la Caixa”, presentado este julio, ha revelado que la psicoterapia grupal pautada, reforzada con sesiones de seguimiento, ayuda a mejorar de forma significativa la calidad de vida, la capacidad de resiliencia y el estado de ánimo de los cuidadores de personas con Alzheimer, quienes sufren un importante desgaste físico y emocional. En el estudio han participado 221 cuidadores. La edad media de los cuidadores era de 61 años y el 75% eran mujeres. El estudio también evidenciaba que el 42% de los cuidadores dedica más de 12 horas diarias a la atención del enfermo.

Prevención primaria: Lo que es bueno para el corazón también lo es para el cerebro
Llevar un estilo de vida saludable (seguir la dieta mediterránea, practicar deporte con regularidad, mantenerse socialmente y cognitivamente activo, no fumar y evitar excesos) puede reducir el riesgo a sufrir Alzheimer, y es que se está demostrando que lo que es bueno para el corazón también lo es para el cerebro.

Es lo que se conoce como prevención primaria y consiste en la promoción de prácticas saludables con el fin de disminuir el riesgo de sufrir ciertas enfermedades. De hecho, se estima que, siguiendo estos consejos, junto con un mejor acceso a la educación y el control de depresiones, se podrían evitar un tercio de los casos de enfermedad de Alzheimer a nivel mundial.

En este sentido, y en el contexto del Estudio Alfa, se ha iniciado un estudio llamado AlfaLife, que tiene como objetivo el control y la intervención en aquellos factores de riesgo que puedan ser modificables. En este estudio se recogen variables clínicas de  400 voluntarios, como la presión arterial y otros factores cardiovasculares, el tipo de dieta que siguen, su grado de actividad cognitiva y social y el nivel de actividad física   en su vida cotidiana. Los participantes reciben unas indicaciones personalizadas para la promoción de hábitos de vida saludable y serán reevaluados al cabo de un año.

Nueva campaña “No dejes que el Alzheimer lo borre todo”
En el contexto del Día Mundial del Alzheimer de este año, la Fundación lanza su nueva campaña anual “No dejes que el Alzheimer lo borre todo”. La campaña se centra en los efectos de la enfermedad del Alzheimer, tanto en la persona afectada como en sus familiares más cercanos. El objetivo es concienciar acerca de la necesidad de seguir trabajando para vencerla y apelar al compromiso y colaboración individual para un futuro sin Alzheimer. La campaña ha contado con la colaboración y la implicación de la agencia Vainilla, que ha asumido el desarrollo creativo bajo la dirección de Francesc Tarré. El spot ha sido dirigido y producido por Lluís Danés con Anna Molins como directora de fotografía. El cantante Roger Mas ha puesto la voz en off y En Efecto y Xevi Estudio la postproducción de imagen y sonido respectivamente. Se puede colaborar enviando un SMS con la palabra MEMORIA al 28058 o entrando en la página web  www.fpmaragall.org/donatius.