martes, 27 de septiembre de 2016

Más del 50% de los padres desconocen que el rotavirus se puede prevenir

 Con motivo de la vuelta al cole, temporada en que los más pequeños tienden a contagiarse de diversos virus, Sanofi Pasteur MSD, en colaboración con Nielsen, ha realizado un estudio entre más de 200 familias con hijos menores de cinco años para testar el nivel de conocimiento y la percepción que tienen los padres sobre rotavirus. Según los resultados, el 54% de los padres desconoce que pueden evitar que sus hijos sufran gastroenteritis aguda provocada por rotavirus. Sin embargo, y a pesar del desconocimiento, el 97%, considera que es muy importante su prevención.

El rotavirus es un virus resistente y altamente contagioso que provoca gastroenteritis aguda especialmente en lactantes y niños pequeñosi. Tan solo en España, se ha estimado que  provoca más de 240.000 infecciones al año. El doctor Francisco Álvarez, pediatra del Centro de Salud de Llanera, en Asturiasadvierte que "aunque el rotavirus puede afectar a personas de cualquier edad, lo hace con mayor frecuencia y gravedad entre los 6 meses y los 2 años. El principal riesgo que tiene un niño con gastroenteritis aguda es el de la deshidratación, y este riesgo es mayor cuanto más pequeño es el niño; por esto la necesidad de rehidratación del niño afectado es significativamente mayor que por otra causa”.

La diarrea y los vómitos son los principales síntomas asociados a esta patología, sin embargo, como afirma el doctor Álvarez"puede llegar a tener consecuencias más graves para los pequeños, con otros síntomas distintos a los de los vómitos y la diarrea, como las convulsiones. Por ello, su prevención cobra vital importancia".

El estudio de opinión 'Percepción del rotavirus entre las familias españolas', señala que 3 de cada 10 hijos de los encuestados han tenido que ser hospitalizados o visitar urgencias debido a una infección por rotavirus. Más concretamente, el 56% fueron ingresados una vez, el 33% dos veces y un 11% tres veces o más.

El rotavirus no es una patología que solo se sufre una vez, al contrario, según un estudio,  la probabilidad de que un niño adquiera una primera infección por rotavirus durante los dos primeros años de vida es del 96%, la de que adquiera una segunda infección del 69% y una tercera del 42%iii. Además, no cuenta con ningún tratamiento efectivo, no obstante, sí se puede prevenir mediante inmunización.

Recientemente, profesionales médicos e investigadores han puesto de manifiesto que el rotavirus, al tratarse de una infección sistémica, podría no limitarse solo a la producción de gastroenteritis, afectando a otros órganos y desencadenando otras manifestaciones agudas, fundamentalmente de tipo neurológico.

Conocimiento de los padres sobre el rotavirus

El estudio presentado revela, también, que 7 de cada 10 padres entrevistados afirman conocer poco o nada de la gastroenteritis por rotavirus, sin embargo a la mayoría (85%) les preocupa bastante o mucho que su hijo la sufraii.

Aquellos padres que conocen la patología y su prevención se han informado a través del pediatra (67%), seguido de la enfermera (30%), otros padres (19%), internet (13%) y el farmacéutico (11%). Entre estas familias que conocen la vacuna, el 59% dicen haber vacunado a sus hijos y un 14% han manifestado su intención de hacerlo en las próximas semanas movidos por su preocupación por la salud y el bienestar de sus hijosii.

En este sentido, el doctor Ignacio Salamancacoordinador Médico de la Unidad de Estudios e Investigación del Instituto Hispalense de Pediatría, ha hecho una llamada a la responsabilidad que todos los profesionales sanitarios tienen de informar. "Muchas familias no disponen de toda la información necesaria sobre el calendario vacunal de sus hijos. Es fundamental informar proactivamente sobre la importancia de la vacunación, independientemente de si las vacunas están financiadas o no. Por eso, los profesionales sanitarios tenemos la responsabilidad de explicar a los padres los beneficios de las vacunas y resolver todas aquellas dudas que les puedan surgir. No podemos permitir que un niño no se vacune porque los padres no dispongan de toda la información y evidencia científica. No olvidemos que las vacunas protegen a nuestros hijos de padecer enfermedades infecciosas  potencialmente graves".

Impacto del rotavirus

Las gastroenteritis por rotavirus, además de impactar en la salud del bebé/niño, altera la vida familiar. Si bien el niño infectado por rotavirus se muestra más triste, y con menos energía, el elevado deterioro en su comportamiento genera gran preocupación en los padres, alteraciones del sueño y modifica su ritmo habitual de trabajo.

La infección por rotavirus tiene, por lo tanto, un importante impacto para los padres del bebé tales como: de 2,3 a 7,5 días de trabajo perdidos, desplazamientos, coste del cuidador, etc., que ascienden a un coste medio de 135,17 euros.

Los padres encuestados han señalado como principales repercusiones de esta patología las noches sin dormir (65%), la tensión por la enfermedad de su hijo (65%) y la ansiedad/estrés (58%), seguidas de la pérdida de días de trabajo (32%)ii.

Prevención universal del rotavirus

Se estima que en España, el rotavirus es responsable más de 7.500 hospitalizaciones y aproximadamente 7 muertes en menores de 5 años cada añov. Así, Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda prevenir el rotavirus debido a la gran carga sanitaria global atribuida a esta infecciónvii.

Del mismo modo, grupos de expertos internacionales recomiendan la prevención universal del rotavirus por medio de la vacunación en todos los países europeos. “Las vacunas frente al rotavirus se administran oralmente, desde las seis semanas de vida. Protegen de forma segura y eficaz frente a la mayoría de los rotavirus circulantes responsables de la gastroenteritis aguda en nuestro entorno, disminuyendo en un cien por cien los casos graves de la enfermedad, y previniendo la necesidad de atención médica o el ingreso en el hospital, explica el doctor Francisco Álvarez.


Al respecto, el doctor Ignacio Salamanca añade que "tenemos que doblar los esfuerzos para que estas vacunas sean accesibles a todos los niños, al igual que acontece en otros países de nuestro entorno. No existe ninguna duda de que la vacunación es una de las medidas de salud que más ahorra”.