martes, 13 de septiembre de 2016

La inhibición terapéutica de la vía RANK reduce la recurrencia del cáncer de mama





 Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), liderados por la Dra. Eva González-Suárez, han demostrado que la inhibición farmacológica y genética de la vía de señalización de RANK / RANKL conduce a una reducción significativa del en recidivas y metástasis de  cáncer de mama en un modelo animal de ratón. Sus hallazgos, publicados en Cancer Research, sugieren que los inhibidores RANK, que se utilizan actualmente en los pacientes con osteoporosis y metástasis ósea, pueden tener potencial para el tratamiento del cáncer de mama.
Las células precursoras de cáncer o células madre cancerígenas (CSC) expresan altos niveles de la proteína RANK. “De hecho, la mortalidad en el cáncer de mama se debe principalmente a las CSC supervivientes a tratamientos, que son responsables de la recurrencia del tumor y la metástasis”, explica la Dra. González-Suárez. “Otros estudios de este y otros grupos de investigación habían demostrado que la inhibición de la vía de RANK podría prevenir el cáncer de mama, pero hasta ahora nadie había demostrado el potencial de los inhibidores de la vía de RANK en el tratamiento de la enfermedad.”  En su último trabajo, los investigadores demuestran que la inhibición de la vía de señalización RANK / RANKL podría usarse potencialmente como nueva terapia en cáncer de mama; en palabras de la investigadora del IDIBELL, “esta inhibición no reduce el crecimiento del tumor, pero promueve su diferenciación, lo que reduce la población de CSC y dificulta la metástasis, mejorando el pronóstico.”
En condiciones normales, el par de proteínas del metabolismo óseo RANK / RANKL actúa como traductor de la información proporcionada por hormonas sexuales como la progesterona y envía una señal que estimula el desarrollo de la glándula mamaria. Esto se da en todas las mujeres durante el embarazo y durante el ciclo menstrual; sin embargo, si la vía de señalización se desregula, las células mamarias comienzan a dividirse y multiplicarse y no mueren cuando deberían hacerlo, lo que da lugar al cáncer de mama.
El hallazgo publicado en Cancer Research es considerado como un gran avance, porque los inhibidores de la vía de señalización RANK ya están aprobados para uso clínico. De hecho, este tipo de inhibidores se utilizan actualmente para tratar la osteoporosis y en la prevención de eventos relacionados con el esqueleto en pacientes que sufren de metástasis óseas debido a los tumores. “Como estos experimentos preclínicos sugieren, dado que la vía de RANKL / RANK juega un papel importante en el desarrollo del cáncer de mama primario, los inhibidores podrían servir como una diana potencial para la prevención y el tratamiento no quirúrgico de cáncer de mama”, concluye la investigadora.