miércoles, 28 de septiembre de 2016

HARTMANN premia la figura del cuidador con la nueva iniciativa “Héroe día a día”

España es el país más envejecido de Europa y el segundo en el mundo, por detrás de Japón. Y no solo esto, según las proyecciones, en 2049 también seguirá copando el segundo peldaño del ránking mundial, con más del 31,9% de la población mayor de 65 años.

En este sentido, HARTMANN quiere reforzar y premiar los cuidadores, mediante una iniciativa en su plataforma El Rincón del Cuidador®. Este año, y aprovechando el Día Internacional de las Personas de Edad, que las Naciones Unidas commemoran el 1 de octubre, HARTMANN ha querido demostrar que los cuidadores son unos auténticos héroes cada día, haciendoles un reconocimiento con una pulsera, que se puede conseguir de una forma sencilla en la misma plataforma. Según expertos de la compañía, la mayoría de cuidadores están en una situación límite, no solo porque el tener un familiar que se convierte en dependiente les afecta psicologicamente, sino por la necesidad de recursos externos.

Y es que el 70% de los cuidadores no son profesionales, según indica la compañía alemana. La gran mayoría de ellos son familiares, normalmente parejas e hijos, los cuales invierten muchas horas y recursos, sin tener acceso a conocimientos y técnicas para poder ofrecer una mejor atención.

Con el objetivo de dotar a estos cuidadores no profesionales de las herramientas necesarias, la filial española del Grupo creó El Rincón del Cuidador®, un espacio online que dispone de información, tutoriales y protocolos de actuación, así como artículos de interés para afrontar los problemas derivados de la tercera edad.

Además, las personas encargadas de cuidar a los enfermos tienden a ser más mayores. Esta tendencia la evidencia un estudio de la Fundación BBVA que concluye que en España los cuidadores de entre 65 y 74 años dedican 201 minutos al día a sus pacientes o familiares enfermos. El número de tiempo asciende a los 318 minutos cuando los cuidadores tienen entre 75 y 84 años. Por el contrario, las personas de entre 30 y 49 años suelen dedicar, de promedio, unos 50 minutos a los enfermos.