miércoles, 14 de septiembre de 2016

Ferrer, IBEC y Mind the Byte se unen para estudiar nuevas moléculas contra la metástasis del cáncer

La farmacéutica Ferrer ha creado un consorcio con el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y la bioinformática Mind the Byte –ubicados en el Parc Científic de Cataluya (PCB)– para estudiar el desarrollo de nuevas moléculas terapéuticas contra la metástasis del cáncer. El trabajo se basará en la investigación que desarrolla el Dr. Xavier Trepat –profesor ICREA en el IBEC y uno de los pocos científicos galardonados con tres subvenciones del Consejo Europeo de Investigación (ERC)– sobre la interacción de las cadherinas y su implicación en las células que causan metástasis. El Dr. Trepat recibió el premio de Investigación Biomédica del Banco de Sabadell en 2015 por estas investigaciones.

Tanto el Dr. Andrés G. Fernández –director de Ferrer Advanced Biotherapeutics– como el Dr. Alfons Nonell-Canals –especialista en diseño de fármacos asistido por ordenador y CEO de la bioinformática Mind the Byte– coinciden en afirmar que se trata de un caso de transferencia de tecnología entre un centro de investigación público y dos empresas “donde cada cual aportará su conocimiento y experiencia”.

En la primera fase del proyecto, que comenzará este mes de septiembre, Mind the Byte modelará computacionalmente las interacciones de las cadherinas y diseñará moléculas que actúen como potenciales bloqueantes. La decisión de incorporar el diseño computacional en esta fase inicial “es para reducir costes y tiempos” afirma Nonell-Canals. Posteriormente, el grupo del Dr. Trepat las testeará. Ferrer aportará su know-how químico, farmacológico y de desarrollo de fármacos y asumirá un papel clave como socio industrial en fases posteriores si se consiguen los resultados previstos.

Actualmente, el pipeline de Ferrer incluye más de una docena de proyectos de origen externo puesto que está potenciando la innovación con colaboraciones y alianzas con grupos de investigación públicos y empresas biotecnológicas para dar respuesta a necesidades clínicas no cubiertas.

El IBEC, centro multidisciplinario centrado en la bioingeniería y nanotecnología, ha renovado su impulso a la transferencia de tecnología y ha implementado procesos de decisión rápidos y sin burocracia. Tal como destaca el Dr. Xavier Rúbies, jefe de la unidad de transferencia de tecnología del IBEC, el conocimiento del mercado y de sus condicionantes es fundamental para garantizar una transferencia real.