jueves, 14 de julio de 2016

Siete consejos para evitar el estrés en verano

  Aunque el verano es para disfrutarlo, existen una serie de condicionantes que pueden elevar nuestro nivel de estrés y ansiedad si no sabemos controlarlos ni actuar sobre ellos.
Por ello los centros Nascia, especialistas en el tratamiento de los síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad, han elaborado una lista con siete consejos que ayudarán a disfrutar el verano de la forma más relajante posible.
1.- Los niños en verano son más demandantes de los padres al disponer de más tiempo libre. En esta línea Raquel San Martín, Directora de Nascia Pozuelo, explica que “el conflicto viene cuando los padres aún no están de vacaciones y los niños sí, puesto que demandan más de ellos cuando están ocupados y puede ser una fuente de estrés”. Es fundamental el diálogo con los hijos para poder explicarles la situación de forma pausada y tranquila.
2.- El exceso de calor puede modificar el carácter, volviéndonos más irascibles. Si a ello se le suma la sudoración, el aumento de la fatiga, agotamiento y angustia puede entrar cierto agobio que nos lleve a confusión. Evitar las altas temperaturas, una correcta hidratación y no plegarse a la sensación de angustia por el calor ayuda a no caer en episodios de ansiedad.
3.- Conciliar el sueño es complicado en los meses de mayor calor nocturno. Un mal descanso nos conduce a nerviosismo, ansiedad y cuadros de estrés. Rocío Gay, Directora de Nascia Jaén, recomienda “técnicas que faciliten la conciliación del sueño frente al calor, como ejercicios de respiración pausados que requieran ciertas dosis de concentración para aislarnos de factores externos como el calor. Si a eso le sumamos una ducha refrescante antes de dormir o un pequeño ventilador, conciliar el sueño está al alcance de nuestra mano”, expone.
4.- Reducir el uso de teléfonos móviles o tablets al mínimo imprescindible. La dependencia tecnológica es de hecho una fuente de adicción que genera cuadros de ansiedad y estrés si no se controla. Es por ello que imponerse una rutina que limite el uso de estos dispositivos resulta decisivo para evitar la presencia del estrés que ya asumimos día tras día.
5.- Realizar actividades placenteras que nos permitan sentirnos activos mientras se disfruta del verano. Ir a la playa, practicar deporte, caminar, salir y disfrutar con los amigos son algunas deellas y, si puede ser, evita la auto imposición para hacerlo cuando y como quieras. Con ello podemos disfrutar de toda la parte positiva que tiene el verano y liberarnos de tensiones innecesarias.
6.- La alimentación es más importante de lo que se piensa durante el verano. Una alimentación equilibrada ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad, ya que cualquier alimento que mejore nuestro sistema inmunológico facilita una mejor reacción ante estímulos externos o emocionales que deriven en estos cuadros. Frutas, verduras, leche fermentada o chocolate son algunos de los alimentos recomendados y, cómo no, evitar el abuso de grasas y refrescos.
7.- Finalmente, Nascia recomienda dedicar un tiempo a realizar ejercicios de relajación relacionados con la respiración y empleando técnicas que fomenten la concentración. Es una buena manera de combatir el estrés no sólo en verano sino también en el resto del año. Combinar técnicas de biofeedback asociadas a dispositivos portátiles como iRelax con la meditación, por ejemplo,  es sinónimo de relajación.