miércoles, 13 de julio de 2016

El estudio científico ANIBES dibuja el perfil lipídico en la ingesta de macronutrientes de la población española‏

Los niños y adolescentes participantes en el estudio científico ANIBES han sido los grupos de edad que tienen una mayor ingesta de lípidos en relación con los adultos más mayores. Además, los hombres ingieren mayor cantidad de lípidos, independientemente del grupo de edad.

Así lo apuntan los datos incluidos dentro del estudio ‘Distribución de macronutrientes y fuentes alimentarias en la población española: resultados obtenidos del estudio científico ANIBES’, que se ha publicado en la revista científica Nutrients, y que ha sido coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN). 

Según explica el Prof. Dr. Gregorio Varela-Moreiras, presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Director del Grupo de Investigación en Nutrición y Ciencias de la Alimentación (CEUNUT) y Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, “la ingesta media de lípidos dentro de este estudio científico ha sido de 78,1 ± 26,1 g/día, siendo la principal fuente de este macronutriente el grupo compuesto por aceites y grasas (32,19%), seguido por el de las carnes y derivados (22,52%) y por el de la leche y productos lácteos (13,48%)”.

Ingesta de lípidos (por grupo de alimentos y bebidas) en una población de 2.009 individuos entre 9 y 75 años


Alimentos que más contribuyen a la ingesta de ácidos grasos

Las principales autoridades sanitarias a nivel internacional, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) o la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han marcado que la ingesta diaria de lípidos debe suponer entre el 20% y el 35% de la ingesta total de energía. Estas mismas autoridades indican que de esta horquilla, los ácidos grasos saturados deben aportar, como máximo el 10% de la ingesta diaria total de calorías.

En lo que respecta a los ácidos grasos monoinsaturados, de nuevo son la OMS y la FAO las que recomiendan que su ingesta se encuentre entre el 16% y el 19% del total de calorías diarias. “La ingesta de este macronutriente fue ligeramente superior en los adultos mayores y menor entre niños y adolescentes”, continúa explicando el Prof. Dr. Varela-Moreiras. “Este comportamiento muestra una vez más que existe una mejor adherencia a un patrón de alimentación mediterráneo entre los adultos y las personas mayores”.

Por su parte, “los ácidos grasos poliinsaturados, a los que pertenecen tanto los Omega 3 como los Omega 6, han supuesto el 6,6% de la ingesta total de energía, sin que existan diferencias significativas entre sexos o grupos de edad”, añade el presidente de la FEN. “Estos valores se encuentran dentro de las referencias establecidas por la FAO, que indican que este macronutriente debe contribuir a entre el 6 y el 10% de la energía total diaria”.

El Prof. Dr. Varela-Moreiras concluye que “teniendo en cuenta los datos extraídos, el consumo de los ácidos grasos saturados en el estudio científico ANIBES se encuentra por encima de las recomendaciones para todos los grupos de edad y en ambos sexos”.

Ingesta de AGS, AGMI y AGPI (por grupo de alimentos y bebidas) en una población de 2.009 individuos entre 9 y 75 años


Acceda a toda la información sobre las principales fuentes alimentarias de lípidos aportadas por los grupos y subgrupos de alimentos y bebidas