lunes, 27 de junio de 2016

Vithas Xanit comienza a implantar los primeros desfibriladores subcutáneos aptos para su uso con resonancia magnética

El Hospital Vithas Xanit Internacional, perteneciente al grupo sanitario Vithas, en su apuesta por la incorporación constante de la última tecnología ha ampliados sus servicios del Área del Corazón con la incorporación de desfibriladores subcutáneos aptos para su uso con resonancia magnética y que permiten mejorar el tratamiento de arritmias, reduciendo el número de complicaciones que puedan presentarse en el desarrollo de esta terapia.

“Actualmente más de un millón de personas padecen arritmias en nuestro país, la más frecuente es la fibrilación auricular que afecta a un 4% de la población española mayor de 40 años. Otras arritmias más peligrosas como las taquicardias ventriculares son menos frecuentes y afectan especialmente a personas con una cardiopatía como un infarto previo o una miocardiopatía. Las taquicardias son un trastorno del ritmo cardíaco que conlleva una alteración en la sucesión de latidos cardíacos. Con la implementación de este dispositivo, indicado principalmente en personas con riesgo de sufrir arritmias ventriculares (potencialmente mortales), que pueden ser debidas a infartos, patologías hereditarias o congénitas, u otras cardiopatías, podremos reducir las posibles complicaciones que deriven del tratamiento de esta patología”, explica el Dr. Gómez Doblas, Jefe del Área del Corazón del Hospital Vithas Xanit Internacional.

Este nuevo sistema presenta ventajas que mejoran otros sistemas anteriores para el tratamiento de arritmias, tal como explica la Dra. Julia Fernández, cardióloga especialista en Arritmias del Hospital Vithas Xanit Internacional, “los desfibriladores convencionales que se usan actualmente constan de un generador de energía eléctrica que se coloca debajo de la piel mediante una pequeña incisión, en la zona de la clavícula,  el cual está conectado a un cable que ha de introducirse hasta el corazón a través de una vena. En caso de que el paciente que porta el desfibrilador sufra una arritmia, el dispositivo emite una descarga eléctrica que consigue restablecer el ritmo cardiaco, devolviéndole la frecuencia normal y evitando la muerte del paciente. Pero ahora, con este nuevo sistema, no es necesario usar los vasos sanguíneos ni acceder a las cámaras del corazón para monitorizar el ritmo cardiaco”.

“Con esta nueva adquisición apostamos por una técnica menos invasiva y que, en definitiva, reduce las complicaciones asociadas al procedimiento estándar, derivadas habitualmente de la necesidad de un acceso vascular, como neumotórax o infecciones, alguna de ellas generalizadas que conllevan una alta morbi-mortalidad”, añade el Dr José Luis Peña, electrofisiólogo de la Unidad de Arritmias de Vithas Xanit.

“El nuevo desfibrilador subcutáneo es una versión mejorada de una primera generación, con un tamaño más reducido, que mejora la comodidad del paciente y, al mismo tiempo, logra resultados estéticos óptimos sin reducir la longevidad de la batería, minimizando el número de intervenciones futuras y suponiendo un coste menor a medio-largo plazo para el sistema sanitario. Otra de las ventajas significativas de este desfibrilador es que permite el control remoto del paciente, de forma que le evita trasladarse al hospital frecuentemente para su seguimiento, pues el sistema dispone de un módem que el paciente coloca en su domicilio y que permite enviar de forma continua la información por vía telefónica hasta el centro, donde el personal de la Unidad de Arritmias la revisa y evalúa, lo cual aporta un alto nivel de seguridad”, explica el Dr. Gómez Doblas.