miércoles, 22 de junio de 2016

Una empresa nacida en la Universidad de Málaga consolida una técnica propia para conseguir y purificar células madre

La empresa Purificell®, primer premio Spin-Off UMA 2011, tras un año de ejercicio de su actividad de purificar células-madre con un método propio desarrollado en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga (UMA), empieza a obtener interesantes resultados prácticos. Según informa la revista EL OBSERVADOR DE MALAGA.

PURIFICELL obtiene células madre mediante una técnica innovadora que asegura una elevada concentración, una tasa de supervivencia superior al 92% y una importante capacidad de adherencia y diferenciación según el lugar donde se autoinjerten. Han resultado ser de enorme capacidad regeneradora de tejidos en la práctica.
LA
 técnica, en un principio, se diseñó para regeneración de piel en el ámbito de la cirugía plástica y reparadora. En este aspecto ha sido aplicada con éxito para la regeneración facial, no sólo en aspectos relacionados con el rejuvenecimiento, sino también con patologías como la atrofia facial y la regeneración de tejidos de extremidades deteriorados como consecuencia de accidentes.


NO
 obstante, la gran sorpresa ha sido la proyección que esta técnica está teniendo en otros ámbitos de la medicina como la traumatología, la cirugía maxilofacial o la neurorregeneración. Las células-madre obtenidas con este método se están implantando en pacientes con patologías traumatológicas como la artrosis de rodilla, de cadera, la pseudoartrosis o la osteonecrosis.

LOS resultados están siendo muy significativos, tanto en lo que a la regeneración de tejidos se refiere como a la rapidez con que estos procesos tienen lugar. Un ejemplo claro es el caso de una niña de 14 años con graves secuelas de una artritis séptica, que le obligaba a deambular con ayuda de muletas desde los 5 años y que le producía mucho dolor. El resultado, pasado tan sólo cinco meses, es que puede flexionar la extremidad, no presenta dolor, ha recuperado la movilidad de la pierna en un porcentaje muy importante y ya puede apoyar en el suelo hasta un 40% de su peso corporal.

POR otra parte, su aplicación a la neurocirugía se ha comenzado recientemente y se espera que la evolución en los próximos meses suponga esperanzadores resultados para las patologías existentes en esta área.