lunes, 27 de junio de 2016

Los flavanoles del cacao podrían reducir en casi un 40% el riesgo de muerte por enfermedad coronaria

Un estudio que acaba de presentar la Universidad de Wageningen (Países Bajos) ha comprobado que el consumo regular de epicatequina, un flavanol muy abundante en el cacao, podría reducir en casi un 40% el riesgo de mortalidad por enfermedades coronarias. Publicado en el último número de la revista de la Sociedad Americana de Nutrición, este trabajo se suma a las evidencias que ya existen sobre los beneficios de la epicatequina sobre la función cardiovascular.
Los investigadores analizaron los datos del “Zutphen Elderly Study”, un estudio prospectivo realizado en 774 hombres de edades comprendidas entre 65 y 84 años. Concretamente, analizaron la relación entre ingesta de epicatequina a lo largo de 15 años a partir del historial dietético y la mortalidad a 25 años por enfermedad cardiovascular. 
El consumo medio de epicatequina se situaba entre los 7,7 mg y 15,2  mg diarios, siendo el cacao una de las principales fuentes. Los resultados obtenidos revelaron que el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria era un 38% inferior en aquellas personas que habían tomado mayores cantidades de epicatequina en su dieta diaria.
Otro resultado relevante fue que una ingesta mayor de epicatequina se asociaba a una reducción del 46% en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular (excepto en personas libres de estas patologías). 
La principal conclusión de los científicos holandeses autores de este estudio, publicado recientemente en TheAmerican Journal of Clinical Nutrition, es que el consumo de epicatequina es inversamente proporcional a la mortalidad por enfermedad cardiovascular en hombres de edad avanzada y también por enfermedad coronaria.
Según el Dr. Ramon Estruch, presidente del Observatorio del Cacao y consultor sénior en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic, “el alto contenido en flavanoles del cacao explica que el consumo de este alimento estimule la producción del óxido nítrico por el endotelio de las arterias, una enzima que dilata los vasos sanguíneos, por lo que mejora la circulación y reduce la presión arterial”.
Además, al elevar el flujo sanguíneo cerebral, mejora las funciones cognitivas y contribuye a aumentar la atención en general, ganando mayor agilidad mental.
Por tanto, a mayor cantidad de polifenoles -el cacao puede llegar a contener de 10 a 50 mg por gramo-, mayor protección frente a las enfermedades cardiovasculares, el deterioro cognitivo, e incluso el cáncer, entre otros efectos.

Un superalimento, por su alto contenido en antioxidantes y fitonutrientes
El alto contenido en antioxidantes del cacao -es uno de los alimentos que los posee en mayor cantidad- así como en fitonutrientes y su poder antiinflamatorio e hipotensor, lo elevan a la categoría de superalimento. Este término se atribuye a los alimentos ricos en nutrientes considerados especialmente beneficiosos para la salud y el bienestar.
Dicha riqueza en antioxidantes se debe sobre todo a su contenido en compuestos bioactivos como los polifenoles, que poseen también propiedades antiinflamatorias muy beneficiosas para la salud, especialmente la prevención de las enfermedades cardiovasculares.
Otra de las características que hacen del cacao un superalimento es su capacidad para aumentar los niveles de HDL o colesterol protector en sangre y reducir el LDL o colesterol perjudicial.
Es importante destacar que los antioxidantes contribuyen a la prevención de los daños provocados por los radicales libres pero también ayudan a reforzar la protección del colágeno y otorgan múltiples beneficios contra el envejecimiento.
Asimismo, según la Dra. María Izquierdo, Profesora de Nutrición de la Universidad de Barcelona, “el cacao natural lo podríamos definir como “una píldora de salud”, especialmente por su aporte en sustancias bioactivas muy potentes que le imprimen un fuerte carácter antioxidante. Hay que recordar que estas sustancias no sólo actúan como antioxidante, sino que también activan o inhiben procesos en nuestro organismo que cooperan en la prevención de muchas enfermedades y en el mantenimiento de nuestra salud
Estudios previos sobre cacao y enfermedad cardiovascular
Uno de los autores de este estudio, el Dr. Peter Hollman, Profesor del Departamento de Nutrición Humana de la Universidad de Wageningen, estuvo en el último Congreso Internacional de la Dieta Mediterránea hablando de las evidencias científicas que existen sobre la relación inversa entre el cacao y la enfermedad cardiovascular.
En esa ocasión, el Dr. Hollman presentó un meta-análisis de ensayos clínicos acerca de los efectos del cacao sobre la reducción de la presión arterial, la mejora de la función vascular y la reducción a la resistencia a la insulina. En total, incluía 42 ensayos controlados aleatorios (ECA) a partir de las bases de datos Medline, Embase y Cochrane sobre chocolate, cacao o flavan-3-oles, con 1.297 participantes.
Según dicho meta-análisis, el chocolate y el cacao mejoraban la resistencia a la insulina debido a las significativas reducciones del nivel de insulina en suero. Además, la disfunción endotelial –una de las primeras manifestaciones de la arteriosclerosis y la enfermedad cardiovascular- medida mediante el grado de dilatación arterial mediada por flujo mejoró tras ingestas agudas o crónicas de cacao.
También observaron una reducción de las presiones arteriales diastólica y media, además de cambios significativos en las concentraciones plasmáticas del HDL –colesterol beneficioso- y LDL –colesterol perjudicial-. El chocolate y el cacao mejoraron la dilatación vascular mediada por flujo independientemente de la dosis consumida, aunque las dosis mayores de 50 mg de epicatequina, un tipo concreto de polifenoles muy abundante en el cacao, se tradujeron en mayores efectos sobre las presiones arteriales sistólica y diastólica.