martes, 28 de junio de 2016

La hemorragia posparto está aumentando en los países desarrollados, alrededor de un 1%, siendo la principal causa de morbilidad grave tras el parto

La hemorragia posparto (HPP) es la principal causa de muerte materna en los países en vías de desarrollo, donde el acceso a un parto asistido por personal sanitario no siempre es posible para una gran parte de la población. Lo sorprendente es el aumento que está experimentando en los países desarrollados, alrededor de un 1% según estadísticas, donde sí se tiene acceso a asistencia experta.

En España, como en el resto de países desarrollados,  lo más preocupante es que la HPP es la principal causa de morbilidad grave tras el parto. Todas las parturientas pueden sufrirla potencialmente y, aunque  se conocen muchos factores de riesgo, tan solo dos tercios de las mujeres afectadas los presentan.

“Según el último informe sobre mortalidad materna,  la hemorragia es la séptima causa de muerte, con 0,5-0,6 casos cada 100.000 partos. Estas cifras pueden hacer pensar que la hemorragia posparto no es un problema relevante en nuestro medio, y esto es un error. La asistencia sanitaria dispensada a las parturientas en el medio hospitalario ha conseguido que la hemorragia posparto haya dejado de ser la principal causa de muerte, pero la morbilidad sigue siendo considerable” asegura el Dr. Carlos Larrañaga, Complejo hospitalario de Navarra, Pamplona y experto en el tema.

“Para cuantificar la morbilidad grave se recurre a los  “near miss”, (aquellos casos clínicos en los que, sin una actuación médica urgente, la muerte es probable). La hemorragia posparto es la principal causa de morbilidad grave en los países desarrollados, contabilizándose 4/5 casos “near miss” por cada 1000 partos. Según el protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), si se contabilizaran todos los casos, se verían afectados entre el 5 y el 15% de todos los partos” indica Larrañaga.
La HPP  es una de las principales causas de morbimortalidad materna en las primeras 24 h., el 88% de las muertes se produce en las primeras 4 horas Los casos de hemorragia grave son el 80% de los denominados casos “near miss”.
En España está dentro de las 3 causas más importantes de mortalidad materna junto a enfermedades previas y preclampsia. Clásicamente se han descrito distintos factores de riesgo de HPP, aquellos que afectan al “tono” del útero por distensión uterina, por agotamiento de la contracción miometrial, por infección intraamniótica, por alteración anatómica o funcional del útero; retención de restos placentarios, placentas adherentes; traumatismo en el canal del parto, o en la incisión de la cesárea, rotura uterina de cesárea anterior, o alteración de la coagulación.

La prevención, anticipar el posible curso de la clínica, es, según los expertos esencial. El alumbramiento dirigido es una de las pocas actuaciones profilácticas que ha demostrado beneficio incluso en el parto eutócico; disminuye la probabilidad de sangrado, su cuantía y su frecuencia y, en las cesáreas, también se ha demostrado beneficio con el manejo activo del tercer periodo del parto. Si, a pesar de todo, la inercia uterina se presenta, los expertos cuentan con medidas farmacológicas para la prevención de la atonía uterina tras el parto, como la carbetocina que han demostrado sobradamente su eficacia para que el sangrado no se convierta en un problema con consecuencias, en algunos casos, fatales.