miércoles, 22 de junio de 2016

IHP implanta los yesos de colores resistentes al agua

 La inmovilización con yeso es el procedimiento terapéutico más extendido en Traumatología. Su uso, sobre todo, se da en fracturas, esguinces, secciones tendinosas o nerviosas, contusiones o inmovilizaciones postquirúrgicas. Hasta la fecha los materiales y la técnica de ejecución seguían siendo los mismos que hace más de 100 años.
 
IHP, de la mano de Orthopediátrica, cambia varios conceptos como la introducción de materiales de última generación para las inmovilizaciones; y la manera de implantar y retirar los yesos. Así, al colocarlas, obtenemos varias ventajas:
-       Que se puedan sumergir en agua
-       Los pacientes pueden elegir los colores
-       El material no interfiere en la radiografía
-       Pesan muy poco
-       Son más rígidas y con ello obtenemos inmovilizaciones más cortas en tamaño. 
-       Reducen los picores.
-       No ensuciamos nada al ponerlas y quitarlas
 
Reconoce el doctor José Lirola, traumatólogo de Orthopediátrica, que “debido a su versatilidad, todas las inmovilizaciones en el futuro serán de este estilo”.
 
Para retirar el yeso se seguirá un protocolo de reducción de estrés mediante el empleo de nuevas tecnologías.
 
Según el director médico de IHP, el doctor Alfonso Carmona, la utilización de este tipo de yesos se pretende  “estar a la última en innovación y en prestación de servicios,  y ayudar a que los niños que hayan sufrido una fractura puedan hacer su vida lo más normalizada posible”.