viernes, 10 de junio de 2016

Andalucía: Salud resalta el papel de los profesionales de documentación clínica para la asistencia y protección de la información médica

Aquilino Alonso ha resaltado el papel fundamental que desarrollan los profesionales de documentación clínica para lograr los mejores resultados en la asistencia y para garantizar la protección de la información médica. Así lo ha enfatizado el consejero de Salud, Aquilino Alonso, durante la inauguración en Sevilla de las XVII Jornadas Nacionales de Documentación Clínica y las XVI Jornadas Andaluzas de Admisión, Documentación e Información Médica, en las que ha destacado que la documentación clínica, así como la labor de las unidades responsables de la misma, constituyen elementos indispensables para que la organización sanitaria desarrolle todos sus cometidos adecuadamente.
Así, ha concretado que la planificación, la organización de servicios, la investigación y la gestión clínica “no serían posibles en el momento actual de complejidad asistencial sin el respaldo de la documentación clínica”. En la misma línea, el responsable sanitario ha considerado que se trata de una función clave para las actividades de seguimiento, autoevaluación o investigación; para el desarrollo de políticas de calidad e innovación; y, también, para garantizar los derechos de los ciudadanos respecto a su documentación clínica, como los de acceso, rectificación o cancelación de datos, que los usuarios pueden ejercen activamente en su propio proceso asistencial.
Nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10)
Durante su intervención, Aquilino Alonso se ha referido a los desafíos actuales en los servicios de documentación clínica, y ha especificado que estos están marcados por la incorporación de la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades, CIE10ES, en sustitución de la CIE9MC, como soporte de las codificaciones de los diferentes Conjuntos Mínimos de Datos Básicos (CMDB).
El consejero ha planteado que la actualización de este sistema “va a generar una mayor precisión y riqueza en la codificación de la información clínica, y va a suponer una mejora de las posibilidades de respuesta por parte de la organización sanitaria a los requerimientos que se le hagan”. Sin embargo, al mismo tiempo ha reconocido que supone importantes dificultades, que derivan del considerable incremento en el número de códigos así como del cambio radical en la codificación de los procedimientos, ya que supone pasar de 14.000 códigos diagnósticos (CIE9MC) a 68.000 (CIE10ES). En el caso de los procedimientos, el número de códigos pasa de 3.000 (CIE9MC) a 72.000 (CIE10ES).
En España se codifican anualmente más de tres millones de altas de hospitalización y los servicios de documentación de los hospitales públicos andaluces están codificando una media de 530.000 altas de hospitalización y 190.000 de cirugía mayor ambulatoria por año, lo que supone la codificación de más de tres millones de diagnósticos y alrededor de 700.000 procedimientos. A tenor de estos datos, Aquilino Alonso ha hecho notar el “importante esfuerzo que supone” y ha reiterado su agradecimiento y el de toda la organización sanitaria a los profesionales que están llevando a cabo esta labor.
Además, la exhaustividad que plantea la CIE10ES hace necesaria una recogida pormenorizada de información clínica en la historia de cada paciente, que requiere de una permanente relación entre profesionales clínicos y de documentación sanitaria.
A toda esta complejidad se ha sumado también la nueva regulación del Registro de Actividad de Atención Sanitaria Especializada (RAE), que amplía el alcance del anterior Conjunto Mínimo Básico de Datos en contenidos, cobertura y finalidades, y modifica sustancialmente su estructura y ámbitos de aplicación.
Formación específica
Para abordar este cambio, en Andalucía se han detectado las áreas de mayor impacto y se han desarrollado actividades específicas de formación, así como herramientas informáticas de apoyo a la nueva codificación CIE 10, como un módulo de ayuda que intenta acercar el lenguaje natural utilizado por los documentalistas a los nuevos códigos.
Casi 300 profesionales de los servicios de documentación clínica - en su mayoría personal técnico, médicos, enfermeras y otros perfiles, así como personal docente- han realizado el año pasado esta formación específica.
El consejero ha concluido que se trata de una “labor esencial y urgente, pues de ella depende la máxima protección jurídica de los profesionales”.