lunes, 20 de junio de 2016

Andalucía: la primera comunidad implicada en reducir las hipoglucemias‏

El grado de las complicaciones derivadas de la diabetes depende muchas veces del buen control y tratamiento que el paciente lleve a cabo. El estudio IMPACT realizado con  el sistema FreeStyle Libre en personas con Diabetes Tipo 1 demuestra que, gracias a este  sistema flash de monitorización de glucosa, los pacientes realizan un control más frecuente de sus niveles de glucosa y, por tanto, se consigue reducir el tiempo en hipoglucemia (niveles de glucosa por debajo de 70 mg/dL ). Los resultados del ensayo clínico, presentado recientemente en el 76 Congreso Científico de la Asociación Americana de Diabetes, han demostrado que el sistema Freestyle Libre de Abbott puede reemplazar la necesidad de pincharse en los dedos de forma rutinaria para controlar la diabetes.

España ha sido uno de los cinco países, junto con Austria, Países Bajos, Suecia y Alemania,  participantes en este estudio que ha evaluado la eficacia de FreeStyle Libre y la mejora que supone para el control glucémico y el autocontrol de la diabetes tipo 1, en comparación con el autoanálisis de glucosa en sangre –con pinchazo en el dedo-. Un total de 252 pacientes han participado en más de 23 centros de estos países. En este ensayo clínico, los sujetos lograron reducir significativamente su tiempo en hipoglucemia sin un aumento en sus niveles de HbA1c -promedio de medición de los niveles de glucosa en sangre  durante los últimos 90 días, considerada el ‘patrón de oro’ para el control de glucosa general-, cambiando un paradigma en la comprensión del tratamiento y control de la diabetes,  haciendo al paciente más activo y parte de su propio autocuidado.

La  Diabetes Mellitus Tipo 1 supone entre el 5 y el 10% del todos los casos de Diabetes Mellitus. En España, la incidencia de Diabetes Tipo 1 es de unos 12-20 casos anuales por cada 100.000 habitantes[3], una cifra que tiende a aumentar a pesar de que no se relaciona con el estilo de vida. Generalmente, se inicia a edades muy tempranas (niños, adolescentes y jóvenes) pero puede ocurrir a cualquier edad, y se produce por un problema autoinmune.

Por otra parte, las guías clínicas de Estados Unidos y la Unión Europea sobre el uso de los sistemas tradicionales de monitorización de glucosa para personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2, recomiendan al menos entre cuatro y ocho tests de glucosa al día; y resaltan que cuantos más tests se hagan al día, habrá un mayor conocimiento de los niveles de glucosa para poder controlar mejor la diabetes de manera consecuente. “Debido a las molestias y dolor que supone el pinchazo en el dedo, las personas se miden la glucosa menos de tres veces al día, lo que repercute en el control y conocimiento del estado de los niveles de glucosa”, explica el Dr. Cristóbal Morales, endocrino del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla.

El ensayo demuestra que, evitando prácticamente los pinchazos en los dedos, las personas con diabetes aumentan la frecuencia de control de los niveles de glucosa, escaneando su sensor Freestyle Libre unas 15 veces al día de media. “Este aumento de los controles hace que los pacientes tengan mayor conocimiento sobre sus niveles de glucosa y les permite reducir significativamente las hipoglucemias e hiperglucemias”, explica el Dr. Morales.

Y es que los pacientes participantes en el estudio redujeron un 38% el tiempo en hipoglucemia (niveles de glucosa por debajo de 70 mg/dL2), un 40% sus hipoglucemias nocturnas y un 50% las hipoglucemias severas. Estas reducciones de las hipoglucemias suponen una mejora para el paciente, pero también para la sanidad pública, ya que reduce costes en la atención médica a pacientes con diabetes.  “Un mayor  autocontrol del paciente permite un mejor seguimiento de la enfermedad evitando complicaciones adversas, como problemas cardiovasculares o incluso la muerte”, detalla el Dr. Morales.