jueves, 23 de junio de 2016

Acción Psoriasis, la Sociedad Catalana de Dermatología y Venereología y la Sección Catalana de la AEDV abordan las claves para optimizar el modelo de atención al paciente con psoriasis



Acción Psoriasis, la Sociedad Catalana de Dermatología y Venereología y la Sección Catalana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), con la colaboración del Programa interdepartamental de Atención e Interacción Social y Sanitaria del Departamento de Presidencia de la Generalitat de Catalunya y el apoyo del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, han abordado en Barcelona las claves para optimizar el modelo asistencial de atención al paciente con psoriasis.

Partiendo del estudio ‘Retorno Social de la Inversión de un abordaje ideal de la psoriasis’ realizado por Acción Psoriasis, la AEDV, el Instituto Max Weber y Novartis, se ha debatido sobre el abordaje ideal de esta enfermedad dermatológica grave que afecta a un 2,3% de la población española y a un 2,5% de la catalana, evidenciando su impacto en la calidad de vida del paciente desde una dimensión clínica, económica y social.
Durante el encuentro, que ha contado con la participación del Sr. Jaume Juncosa, Presidente de Acción Psoriasis; el Dr. Ramón Pujol, Presidente de la Sociedad Catalana de Dermatología y Venereología; el Dr. Josep Manel Casanova, Presidente de la Sección Catalana de la AEDV, el Dr. David Elvira i Martínez, Director del Servicio Catalán de la Salud y Secretario de Atención Sanitaria y Participación del Departament de Salut, y la Dra. Àngels Costa, Responsable de Relaciones con Pacientes de Novartis Farmacéutica, se ha puesto de manifiesto la importancia de realizar una correcta labor de análisis, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la psoriasis en España.

Tal y como muestra el estudio ‘Retorno Social de la Inversión de un abordaje ideal de la psoriasis’, un abordaje ideal de la enfermedad permite que por cada euro invertido en la patología se obtenga un retorno social de 5,04 euros, lo que da una idea de la importancia de optimizar el modelo asistencial. Para lograrlo, el informe realiza 22 propuestas de mejora: tres a nivel de diagnóstico, dos para psoriasis leve, nueve para psoriasis moderada y ocho para psoriasis grave centradas, fundamentalmente, en tres aspectos: la mejora de la educación sanitaria para obtener una mayor adherencia al tratamiento, el reforzamiento del papel de la enfermería en Atención Primaria (AP) y el seguimiento de los hábitos de riesgo del paciente. Desde la Administración pública, cabe destacar que el Servicio Catalán de la Salud ya ha dado un paso adelante para incluir al paciente en el proceso de toma de decisiones a través del Consejo Consultivo de Pacientes y, además, se ha comprometido a apostar por la innovación terapéutica.

El planteamiento de estas claves se fundamenta en la influencia de la enfermedad en la calidad de vida del paciente, valorada según las respuestas de 1.053 españoles con psoriasis, que han reflejado afectación tanto en la dimensión social como laboral y en el ámbito sexual, del ocio y familiar, fundamentalmente. Así, el 59,9% de los encuestados revelan afectación en su vida sexual, el 34% acude menos al gimnasio, la playa o la piscina, es decir, espacios públicos, y que el 58% se siente más ansioso y el 45,9% más deprimido, entre otros aspectos destacables.

Un estudio pionero en España en utilizar la metodología SROI en dermatología
El Retorno Social de la Inversión (SROI) es un método utilizado para analizar, contextualizar y cuantificar el impacto social de la actividad de una empresa u organización en la sociedad3.  El sistema es aplicado en muchos sectores, y se considera de gran utilidad en salud pública. La importancia de estudiar analíticamente el trato que desde el sistema sanitario se da a los pacientes con psoriasis es esencial, ya quela asistencia sanitaria debería tener una visión holística, persiguiendo el bienestar físico, mental y social de los pacientes. Por este motivo, es fundamental detenernos a analizar de qué forma estamos tratando a las personas enfermas, y en qué medida y de qué manera la enfermedad afecta y condiciona todos los aspectos de su vida diaria.

Según la encuesta a pacientes realizada en ‘Retorno Social de la Inversión de  un abordaje ideal de la psoriasis’, el tratamiento actual no está dando una respuesta adecuada a todas sus necesidades, sobre todo las vinculadas al impacto social que la enfermedad tiene en su vida diaria, por lo que por medio de la metodología SROI se han evaluado estas necesidades y las acciones necesarias para afrontarlas y resolverlas. Para ello, es muy importante realizar un buen diagnóstico, preciso y precoz como elemento clave en la rentabilidad social del nuevo abordaje de la psoriasis, ya que un diagnóstico correcto implica un ahorro en visitas médicas innecesarias, mientras que un diagnóstico precoz conduce de manera rápida al tratamiento y control de la enfermedad, generando mayor bienestar a los pacientes diagnosticados.

El 2,5% de los catalanes padece psoriasis
La psoriasis es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel considerada por la OMS desde 2011 como enfermedad dermatológica grave. La prevalencia estimada de la patología en Cataluña es del 2,5%2, afectando al 2,3% del conjunto de la población española. De esta cifra, aproximadamente el 30% la padece en su forma de moderada a grave, y se registran unos 14 casos nuevos al año por cada 10.000 habitantes.

La enfermedad presenta distintos niveles de gravedad, clasificados clínicamente en función de las lesiones en la piel, la localización de las mismas y la afectación psicosocial mostrada por el paciente. A su vez, éste puede padecer otras enfermedadescorcomitantes, como hipertensión arterial, artritis psoriásica, diabetes, depresión o ansiedad, entre otras. El manejo de la patología plantea numerosos retos desde la perspectiva de la atención sanitaria debido, en especial, a la implicación emocional de los pacientes, que ven mermada sustancialmente su calidad de vida y sus relaciones sociales.

En otro sentido, se revela esencial adaptar la asistencia sanitaria, tanto en Cataluña  como en España, a la cronicidad propia de la psoriasis. Si tiene una buena asistencia, una persona que sufre psoriasis o artritis psoriásica no está de baja laboral, no se encierra en su casa por temor a que otros le miren, ni se aleja de su familia y amigos. Por ello, SROI quiere demostrar que un nuevo modelo que mejora la calidad de vida del paciente no solo es posible, sino que también es sostenible. Y es un objetivo que hemos cumplido ampliamente con la elaboración de esta investigación.

Para lograrlo es básico que todos los especialistas compartan la información y traten al paciente de forma transversal e integral, que la enfermería y la psicología participen directa y activamente en esta atención y el empoderamiento del paciente. Solo así se logra el mejor retorno: la mejora en la calidad de vida del paciente. 

Como compañía comprometida con el cuidado de la piel, Novartis no sólo centra sus esfuerzos en buscar causas y soluciones a las necesidades no cubiertas en la dermatología sino que va más allá colaborando con iniciativas como el estudio ‘Retorno Social de la Inversión de  un abordaje ideal de la psoriasis’ que contribuyen a afrontar uno de los mayores retos del sistema en un entorno donde la cronicidad y el envejecimiento de la población están teniendo cada vez más peso: la sostenibilidad, sin olvidar la misión de cuidar y curar.