martes, 24 de mayo de 2016

Salud sexual, cribados, medida y control de la presión arterial, algunos de los servicios que los farmacéuticos pueden hacer además de informar sobre medicamentos

Acercar a la población el potencial sanitario y asistencial que tienen los servicios profesionales farmacéuticos y que, en muchas ocasiones, se desconoce. Este es el objetivo principal de la carpa de salud que la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), con la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, ha instalado hoy en la Plaza del Pilar. Esta carpa se enmarca en las actividades precongresuales del VII Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, que con el lema Estamos más cera, llegamos más lejos se celebrará del 26 al 28 de mayo en Zaragoza.

La carpa ha estado abierta a la población desde las 10.00 hasta las 19.00 horas y ha contado con la asistencia del alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve. En ella un equipo de farmacéuticos comunitarios ha ofrecido distintos servicios profesionales farmacéuticos protocolizados con el objetivo de difundir la labor asistencial que puede llevar a cabo el farmacéutico comunitario. Pilar Labat, miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, coordinadora de la carpa y miembro del comité organizador del congreso, ha explicado que “hay muchos servicios que los farmacéuticos comunitarios pueden hacer y que, sin embargo, la población no demanda por desconocimiento. Con la instalación de la carpa se quiere mostrar a la población que el farmacéutico comunitario es un profesional que puede hacer mucho por la salud de los pacientes, que es un profesional experto en medicamentos pero también puede ser fundamental en prevención y promoción de la salud pública”.

DESDE INFORMACIÓN SOBRE MEDICAMENTOS HASTA SALUD SEXUAL

Para demostrar ese potencial y que el farmacéutico, además de ser el sanitario más cercano a la población (el 99% de la gente tiene una farmacia en su municipio), puede llegar más lejos se han ofrecido servicios farmacéuticos relacionados con:

·         El uso de los medicamentos.
·         Salud pulmonar.
·         Medida de la presión arterial y cálculo del riesgo vascular.
·         Nutrición.
·         Cribado de diabetes.
·         Fotoprotección.
·         Salud sexual.
En cada uno de estos servicios, que pueden ayudar a mejorar la salud de la población y a hacer un sistema sanitario más eficiente, la población asistente ha comprobado lo mucho que pueden aportar los farmacéuticos comunitarios para mejorar su salud en un amplio abanico de posibilidades que van desde la información sobre el uso adecuado de los medicamentos para mejorar la adherencia terapéutica (no hay que olvidar que según la OMS el 50 por ciento de los pacientes crónicos no cumple bien con sus tratamientos) y evitar problemas relacionados con los medicamentos (interacciones, efectos adversos, etc.) hasta la salud sexual y reproductiva, con información sobre disfunción eréctil y anticoncepción.

Además, el farmacéutico comunitario también puede desempeñar una labor muy importante en cribados para la detección precoz. Por ejemplo, en materia de diabetes, ya que la prevalencia de la diabetes en España está por encima del 13 por ciento y más del 6 por ciento (la mitad de los diabéticos existentes) está sin diagnosticar. De hecho, recientes estudios de SEFAC y la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) han permitido detectar en las farmacias hasta un 24 por ciento de personas con un alto riesgo de padecer diabetes.

En materia de nutrición y salud los farmacéuticos también pueden realizar una gran labor, por ejemplo en la detección del riesgo de nutrición en colectivos especialmente vulnerables como los ancianos. En el caso de las personas mayores de 65 años, por cada año adicional de vida se incrementa el riesgo de padecer malnutrición un 4,7 por ciento y el riesgo de desnutrición en las personas mayores puede superar el 12 por ciento. De hecho, otro reciente estudio de SEFAC y FEDE ha constatado que hasta un tercio de la población mayor de 65 años podría estar en riesgo de desnutrición, especialmente aquellos colectivos con patologías, como las personas con diabetes.

Por lo que respecta a la salud pulmonar el farmacéutico también puede prestar servicios como la cesación tabáquica o la prevención y el cribado de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que es una patología con un infradiagnóstico superior al 70 por ciento, por lo que los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a detectar pacientes en riesgo y, en coordinación con los médicos, mejorar la adherencia al tratamiento.

Otra de las patologías en las que el farmacéutico puede hacer mucho es en el campo de la hipertensión arterial y el riesgo vascular. La prevalencia de la HTA alcanza el 35-40 por ciento en la población española mayor de 18 años, y un gran porcentaje de la población con HTA no está diagnosticado (entre el 40 y el 45 por ciento).

Y ahora que llega el calor y los días son más luminosos, también cobra especial importancia la fotoprotección para evitar los riesgos asociados a un exceso de radiación solar. Para ello es importante saber qué fotoprotector solar en función del tipo de piel y cómo aplicarlo correctamente para protegerse adecuadamente, algo en lo que el farmacéutico comunitario puede contribuir decisivamente.

Para la realización de esta carpa también ha contado con la colaboración de Avéne, Boehringer Ingelheim, Ibercaja, Microcaya, Omron, Pfizer, ratiopharm, Roche y Solan de Cabras.