martes, 31 de mayo de 2016

Presencia española en una iniciativa europea para reducir las infecciones en implantes



La pasada semana tuvo lugar en Copenhague la cuarta reunión del proyecto NoMorFilm. Se trata de una iniciativa financiada por la Unión Europea para buscar, en microalgas, nuevos compuestos antimicrobianos que puedan ser directamente incorporados a la superficie de las prótesis quirúrgicas, o de otros dispositivos médicos, con el fin de reducir la tasa de infección en los implantes. El proyecto está compuesto por 15 socios de 9 países entre los que se encuentra MBA, multinacional española, líder en el sector de la tecnología médico-quirúrgica
El aumento de la esperanza de vida y las mayores expectativas de los individuos en cuanto a la calidad de la misma han llevado al incremento del número de cirugías protésicas electivas, tales como los reemplazos de cadera, rodilla u hombro. Aunque poco frecuente, la infección del implante puede ser una complicación grave que origine importantes problemas al paciente, así como elevados costes económicos y sociales.
Ante esta situación y con la finalidad de reducir más las tasas de infección, se formó en 2015 el proyecto NoMorFilm con la participación de entidades públicas y privadas de toda Europa. Entre estos organismos, además de MBA, España cuenta representación a través de la Universidad de Oviedo, que tiene un papel muy activo en el análisis de las muestras, el nstituto de Salud Global de Barcelona, que es el coordinador del proyecto y la Universidad de Almería que se encarga del análisis de los compuestos. En la última reunión del grupo, que tuvo lugar la pasada semana en Copenhague, los organismos integrantes comunicaron sus avances y han puesto en común las estrategias futuras de trabajo.
La función de MBA en el proyecto, como expertos en la implantación de prótesis, es la detección de necesidades y el asesoramiento técnico en el diseño de los implantes. Además, sería la comercializadora de cualquier producto que derive del trabajo de NoMorFilm.
Pablo Roza, representante del departamento científico de MBA como manager de MBA Institute, señala que “de lograrse los resultados esperados, las implicaciones prácticas de la investigación podrían tener una gran repercusión en la calidad de vida de los pacientes sometidos a este tipo de intervenciones quirúrgicas, así como en la disminución de los costes económicos asociados con el tratamiento de la infección”.
Aunque el proyecto concluirá en 2019, ya se ha iniciado el cultivo y análisis de los compuestos extraídos de las microalgas. Se estima que para poder encontrar estos antimicrobianos se cribarán y analizarán más de 4000 especies de microalgas pertenecientes a tres colecciones de importantes universidades europeas.
Paralelamente se están estudiando posibles modos de llevar a escala comercial el proceso de elaboración de los antibióticos y diferentes mecanismos de incorporación de las moléculas al implante mediante nanotecnología.