jueves, 19 de mayo de 2016

Los reumatólogos advierten sobre la posibilidad de aparición de casos de Chikungunya en sus consultas

Los reumatólogos advierten sobre la posibilidad de encontrarse en sus consultas pacientes afectados por fiebre Chikungunya, una infección transmitida por el conocido “mosquito tigre”. Las principales manifestaciones, además de la fiebre alta, son musculoesqueléticas con cuadros de dolor e inflamación articular, y signos cutáneos, según ha puesto de manifiesto la Dra. Patricia Richi, del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid, durante la celebración del XLII Congreso Nacional de la SER, que se celebra del 18 al 21 de mayo en Barcelona.

Haga clic en Opciones
Aunque la tasa de mortalidad es baja, un porcentaje elevado de enfermos desarrollan una fase crónica caracterizada por artralgias o artritis durante meses e incluso varios años, con un gran impacto laboral, social y económico. En concreto, se ha observado que las mujeres mayores de 45 años y con antecedentes de patología articular previa presentan una mayor tendencia a la cronicidad. El fallo en los mecanismos reguladores de la respuesta inmunitaria parece intervenir en la cronificación de las manifestaciones.
Durante su intervención en una ponencia sobre “Enfermedades importadas”, la especialista ha insistido en hasta el momento sólo se han dado casos importados, en España se dan las condiciones para que se produzca transmisión local de la fiebre Chikungunya, ya que se ha detectado la presencia del mosquito que la transmite en diversas zonas de la cuenca mediterránea.
Los reumatólogos españoles deben ser conscientes de la posibilidad de aparición de casos de Chikungunya para lograr un mejor abordaje de esta patología, junto con otros especialistas.
En opinión de la Dra. Richi, “no existen tratamientos específicos de la enfermedad, por lo que por el momento se utiliza tratamiento sintomático con analgésicos, antiinflamatorios, y esteroides y en los casos con inflamación crónica fármacos modificadores de la enfermedad (FAMEs), o incluso terapias biológicas. Además, estos pacientes pueden necesitar complementar su tratamiento con fisioterapia, por lo que la coordinación con la sección de rehabilitación de los hospitales debe ser fundamental. Hasta la fecha, no se dispone aún de vacunas para esta infección”.