jueves, 12 de mayo de 2016

La fosforilación mediada por S6K1, un nuevo biomarcador y diana terapéutica potencial de la obesidad

        Un nuevo estudio identifica el mecanismo molecular por el cual la proteína ribosomal S6 quinasa 1 (S6K1) regula la adipogénesis temprana, desvelando una potencial vía terapéutica para el tratamiento de la obesidad.

        El estudio supone la culminación de más de 16 años de trabajo desarrollado por el dr. George Thomas, jefe del grupo de investigación de Metabolismo y Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), y la dra. Sara Kozma, dos de los principales científicos a nivel internacional en el ámbito del cáncer y las enfermedades metabólicas y autores destacados del artículo.

        Los resultados del estudio sugieren que la fosforilación mediada por S6K1 correlaciona con el Índice de Masa Corporal (IMC), relación que podría usarse como biomarcador potencial.

 El Dr. George Thomas, jefe del Laboratorio de Metabolismo del Cáncer en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO), y su estrecha colaboradora, la Dra. Sara Kozma,  han conducido un estudio que ha revelado un nuevo rol de S6K1 en la inducción de una red epigenética que juega un papel calve en el proceso de formación de grasa. El estudio, publicado en Molecular Cell, y destacado en unaPreview, se llevó a cabo en colaboración con investigadores de Standford, Cincinnati y Corea, y podría conducir potencialmente al desarrollo de biomarcadores de diagnóstico y fármacos dirigidos contra la obesidad, que se ha convertido en una epidemia mundial asociada a una gran cantidad de patologías entre las que se incluyen la diabetes, la hiperlipidemia, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Estudios previos realizados por los doctores Thomas y Kozma ya habían demostrado que la S6K1 juega un papel crítico en la producción de lípidos a través de la regulación transcripcional del proceso de diferenciación de las células madre mesenquimales (MSCs) en adipocitos (células grasas), aunque las vías de señalización nucleares por las que es mediada esta respuesta no se conocían completamente.

Esta nueva publicación demuestra que la transcripción de S6K1 está mediada por la translocación de S6K1 al núcleo(inducida por BMP4), la fosforilación de la histona H2B que conduce al reclutamiento de EZH2 y la trimetilación de la histona H3. Este cambio epigenético impulsa la adipogénesis temprana (la formación de grasa), que es la principal causa de la obesidad. Estos resultados sugieren que los inhibidores directos de S6K1 podrían servir como ruta terapéutica potencial contra la obesidad, una posibilidad que está siendo estudiada en este momento por los investigadores.

Los resultados del estudio también sugieren que la fosforilación mediada por S6K1 correlaciona con el Índice de Masa Corporal (IMC). Por lo tanto, el nivel de fosforilación podría servir como un biomarcador potencial para la obesidad, dado que la hiperactivación de esta vía de señalización se ha observado  en muestras de tejidos de individuos con sobrepeso. La doctora Kozma ha iniciado una colaboración con el Dr. José Manuel Fernández-Real, investigador principal del grupo de investigación CIBERobn de Girona, en relación a esta interesante posibilidad.

Referencia del artículo:
Yi, Sang Ah, et al. S6K1 Phosphorylation of H2B Mediates EZH2 Trimethylation of H3: A Determinant of Early Adipogenesis. Molecular Cell , Volume 62 , Issue 3 , 443 – 452 (2016).