sábado, 28 de mayo de 2016

Gfi España y EGEON Technology presentan dos proyectos de Internet de las Cosas para Salvar Vidas



Durante la celebración de las XXIII Jornadas Municipales sobre Catástrofes en Madrid, las compañías Gfi España y EGEON Technology han llevado a cabo la presentación, a través de una experiencia piloto, de dos de las herramientas que han desarrollado conjuntamente con SAMUR- Protección Civil ciudad de Madrid cuyos objetivos son: mejorar la seguridad de los efectivos de los distintos servicios de emergencias en sus despliegues y la eficiencia de la atención en accidentes de tráfico, consiguiendo así, disminuir el número de muertes.


Durante las jornadas, todos los asistentes tuvieron la oportunidad de acercarse a conocer el funcionamiento de ambos dispositivos.


La primera herramienta es la Gestión telemática de equipos de emergencias. El dispositivo portátil lo lleva cada profesional permitiendo al centro coordinador del despliegue y/o la central conocer en todo momento la ubicación exacta de cada uno, mostrando en tiempo real la distribución sobre el terreno de todos los efectivos desplegados, agilizando así, la gestión y la toma de decisiones por parte de los responsables. Además, como valor añadido del dispositivo, si el profesional de emergencias se cae o permanece inmóvil durante un tiempo superior a lo normal, éste, emite una señal de alarma que facilita su localización y rescate o atención in situ con mayor celeridad. Aunque tiene múltiples aplicaciones, es de gran utilidad en eventos previsibles de riesgo – con más de 2.000 personas – de los cuales, solo en la comunidad de Madrid en 2015 hubo más de 1.775. Los incendios forestales son otro ejemplo de sus múltiples aplicaciones, donde los centros coordinadores, en ocasiones, no tienen ubicación exacta de los recursos y donde el cambio de las condiciones meteorológicas puede conllevar riesgos para los equipos intervinientes.


La segunda herramienta es capaz de realizar un análisis precoz de los accidentes de tráfico. El dispositivo, instalado en el automóvil, detecta en tiempo real si el vehículo ha sufrido un accidente y analiza de forma objetiva parámetros como la localización, fuerza del impacto y dirección, incluso la posición final en la que ha quedado el vehículo y situación meteorológica en la zona. De esta forma, genera un informe con las posibles consecuencias médicas de un impacto de las características analizadas, reduciendo la mortalidad de los pasajeros al disminuir drásticamente el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia.

La atención temprana a los heridos en un accidente de tráfico es vital, pero si además se añade un trauma grave, es cuestión de minutos lo que separa una vida de una muerte.

Es ahí, donde la ausencia de emociones del sistema resulta una ventaja, ya que le posibilita transmitir una información real, cuantificable y medible, evitando trasladar información subjetiva, que tradicionalmente era recogida por personas impresionadas por la escena, conduciendo a error a la hora de tomar decisiones.