lunes, 23 de mayo de 2016

En España hay más afectados por problemas de audición que por problemas de vista

El nivel de afectados en España por problemas de audición es mayor que el de los afectados con problemas de vista, según informa el Grupo Empresarial Audiológico.
Actualmente hay un 1% más de personas con problemas como hipoacusia o cófosis que afectados por miopía o astigmatismo. Según datos de GEA, cerca de tres millones seiscientas mil personas (casi el 9%) podrían padecer algún tipo de trastorno auditivo, mientras que casi la mitad de la población no ha revisado nunca sus niveles de audición lo que sin duda elevaría esta cifra. Por el contrario, tres millones y medio de personas (el 8%) tienen problemas de visión siendo mucho más común la revisión en este sentido ya que los españoles lo consideran el sentido más importante por delante del oído.
La OMS indica que en nuestro país 5 de cada 1000 recién nacidos vivos lo hace con problemas de hipoacusia, lo que supone quecada año alrededor de 1900 niños nacen con ello. De todos estos casos, apenas una quinta parte presentan sordera profunda y un 3% tienen incidencia de hipoacusia moderada.
Pero aunque el 75% del total de hipoacusias están presentes en el momento del nacimiento, el deterioro de la audición no es en absoluto exclusivo del momento del parto. Un 25% se deben al deterioro por motivos de contaminación acústica y de tipo degenerativo asociadas a la edad
José Antonio Cortázar, coordinador del Grupo GEA, indica al respecto que “el principal factor de las hipoacusias es genético, aunque el factor ambiental y el propio desgaste que provoca la edad son otros a tener en cuenta. También problemas de salud como gripes o catarros mal curados pueden afectar de forma definitiva a la audición y provocar pérdidas”, expone.
La cofosis hace referencia a una pérdida de audición total en un oído, unilateral, o de manera bilateral cuando se da en los dos. En una escala donde referenciar los distintos grados de sordera, la cofosis se sitúa como extremo al tratarse de ausencia total de percepción auditiva. En España existen actualmente más de doscientos mil cofóticos, por los casi ciento cuarenta mil que existían hace 5 años.

Grados de pérdida
En función de los distintos grados de pérdida de audición se pueden establecer los siguientes tipos de hipoacusia:
·      La normoaudición se sitúa en el umbral de los 20 db
·      Cuando la pérdida no es superior a 40 db en las frecuencias centrales hablamos de una hipoacusia leve
·      Una hipoacusia moderada lleva acarreada una pérdida de entre 50 y 70 db
·      La hipoacusia grave es una pérdida que se sitúa entre los 70 y 90 db
·      Y finalmente la hipoacusia profunda se da en umbrales superiores a los 90
Uno de los motivos por los que se conocen menos casos de sordera que de pérdida de visión es el tabú al audífono frente a los problemas relacionados con la vista. Según Cortázar “estéticamente una persona asume mucho mejor la gafa o la lentilla como instrumentos para paliar sus problemas de visión que la utilización de un audífono. A nivel social, los pacientes con pérdidas auditivas tienden a reconocer mucho más tarde su problema y lo interiorizan más”, expone. En la actualidad existen en España cerca de 150 asociaciones para personas con problemas de audición en distintos ámbitos.

Pérdida deaudición y de vista
Finalmente conviene mencionar el problema de la sordoceguera en España. Se produce cuando existe un severo grado de deficiencia combinada tanto de visión como de audición y ello supone, por tanto, gravesproblemas de comunicación, información y movilidad. Cerca de 250.000 personas en nuestro país están en situación de dependencia por esta discapacidad.
La principal causa de la sordoceguera es el síndrome de Usher, y tiene tres tipos que pueden distinguirse:
El tipo uno es cuando la persona nace con la sordera profunda y tiene dificultades en el equilibro, llevando aparejado retrasos en la edad de caminar. La retinitis pigmentaria suelen aparecer entre los 8 y 12 años.
En el tipo dos la persona es sorda de nacimiento pero con un grado de moderada a severa con el paso de los años y se suele diagnosticar con 4 o cinco años. El equilibrio es normal, se requiere de audífonos para entender y la retinitis pigmentaria ocurre en la adolescencia.
Por último, el tipo tres es el que se produce con mucha menos frecuencia y es cuando la retinitis pigmentaria y la sordera progresiva se da en jóvenes de 20 a 30 años que siendo niños no tenían problema alguno. El empeoramiento es progresivo con el paso de los años.