miércoles, 11 de mayo de 2016

EL PROFESIONAL DE ENFERMERÍA ES CLAVE PARA LA MEJORA DE LA ATENCIÓN Y MANEJO DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD DE PARKINSON AVANZADO

Con motivo del Día Internacional de la Enfermería, se celebra la jornada el I Desafío Enfermeríacon el objetivo de garantizar un buen manejo, identificación y seguimiento de pacientes con enfermedad de Parkinson, para ello, habrá talleres sobre sintomatología y coordinación multidisciplinar. Una jornada organizada por la compañía biofarmaceutica AbbVie, coordinada por Antonia Campolongo del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y Beatriz González, enfermera del Hospital de La Princesa de Madrid y dirigida al personal de enfermería de Unidades del Trastorno del Movimiento, así como a aquellos interesados en formación sobre el manejo de los pacientes de enfermedad de Parkinson en estadios avanzados y las terapias destinadas para ellos.

Además, enmarcado dentro del taller práctico denominado “El Viaje del Paciente” se contará con la participación de una psicóloga  para enseñar la importancia de saber tratar con el paciente y cuidadores  en situaciones complejas así como saber lidiar con el manejo de las expectativas y la identificación y solución de problemas.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico e invalidante que afecta a más de 160.000 personas en España y el 10% presentan la enfermedad en estado avanzado. Se trata de una patología compleja que cursa una serie de síntomas motores (lentitud de movimientos, temblor, rigidez, inestabilidad postural) y no motores (trastornos del sueño, estreñimiento, problemas visuales, respiratorios, urinarios, cognoscitivos o problemas psicológicos) que suelen aumentar en número y gravedad con la progresión de la enfermedad. Esta afección es muy compleja y desconocida y requiere, especialmente en las fases avanzadas, un abordaje multidisciplinar en el que la enfermería ocupa un lugar muy importante. “En un equipo coordinado, en este caso por el servicio de neurología, la enfermería juega un papel fundamental. No sólo para realizar el seguimiento, formar e informar al paciente, sino que puede ayudar, incluso, en la identificación del paciente”, asegura Antonia Campolongo.

A medida que la enfermedad progresa, los síntomas de gran parte de los pacientes dejan de responder adecuadamente a los fármacos convencionales (la mayoría de ellos orales),  lo que supone un deterioro en su autonomía para realizar las actividades cotidianas y en su calidad de vida. La existencia de fluctuaciones motoras hace con frecuencia que aparezcan síntomas como disfagia, caídas recurrentes, cambios de humor, etc.
En estos casos el papel del profesional de enfermería se centra en la correcta implementación del tratamiento y en el seguimiento del paciente, así como formar e informar a pacientes y cuidadores sobre los cuidados necesarios para prevenir y mejorar los síntomas, y ofrecer pautas para que las personas afectadas puedan mejorar su calidad de vida y mantengan bajo control la enfermedad. “Es importante que el profesional de enfermería esté informado y especializado, para ofrecer una buena atención al paciente, y que esta sea cada vez más personalizada. Es nuestra forma de entender mejor la enfermedad, sus tratamientos y la mejor forma de trabajar. Así podemos adaptarnos mejor a sus necesidades y ayudarles a mantener bajo control la enfermedad”, explica Beatriz González.

Desde AbbVie sabemos que los pacientes con enfermedad de Parkinson, requieren de numerosos cuidados y es importante que todos trabajemos juntos en la búsqueda de una mejor calidad de vida para ellos y sus familias. Iniciativas como este I Desafío, son de inestimable valor, ya que consiguen mejorar la atención del paciente con trastornos del movimiento como la enfermedad de Parkinson, a través de una ayuda a la especialización y la formación de profesionales de enfermería”, afirma Belén López, Directora de Community Relations & AbbVie Care de AbbVie.