viernes, 13 de mayo de 2016

El 70% de las mujeres con incontinencia que reciben tratamiento de fisioterapia soluciona su problema

La fisioterapeuta experta en suelo pélvico Virginia Urcelay ha asegurado este jueves, durante la presentación de su libro “¿Mearte de risa? ¡Ni de broma!”, celebrada en la sede del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid que el 70% de las mujeres con incontinencia urinaria que recibe tratamiento de fisioterapia soluciona su problema. 
Así lo ha declarado la fisioterapeuta de la unidad de suelo pélvico de la Fundación Jiménez Díaz en la presentación de esta obra que persigue visibilizar la incontinencia urinaria y dar consejos prácticos para tratar y prevenir este problema que sufrirá el 75% de las mujeres en algún momento de su vida, y que también afecta a muchos hombres, principalmente a los operados de próstata.
Durante su intervención, Urcelay ha recordado que “las pérdidas no son normales, aunque sean frecuentes” y ha informado que desde las unidades de suelo pélvico se lucha contra “la resignación”, ya que se trata de una patología que aunque no siempre, en algunos casos puede solucionarse incluso con un tratamiento de solo tres semanas”. 
Así, durante su intervención, ha animado a los hombres y mujeres que hayan perdido “el control”, a ponerse en manos de un especialista ya que con ejercicios sencillos y reeducación miccional, en la mayoría de los casos se puede recuperar la funcionalidad plena de los músculos del suelo pélvico y por tanto la contención de la orina. 
Y es que según ha informado la fisioterapeuta, aunque se trata de una patología más frecuente entre las mujeres, porque el suelo pélvico masculino es más fuerte y no se ve sometido a agresiones hormonales, de sus primeros 100 pacientes de la unidad de suelo pélvico, 24 fueron hombres. 
“También es incontinencia la enuresis, es decir, los escapes en la cama de los niños que por edad, ya no deberían mojarla”, ha informado. En estos casos, según la experta es importante diferenciar entre responsabilizar y culpar al niño. “Tiene que ser consciente de lo que pasa, pero no ser regañado por ello”, ha explicado.   
Cómo prevenir la incontinencia urinaria
Urcelay también ha informado de que se trata de una patología que se puede prevenir si se conoce y se fortalece esa parte del cuerpo. Para ello, ha apostado por la formación en este sentido desde los institutos. “El cuidado de esta zona del cuerpo debería de formar parte de la educación de las personas antes de que aparezcan factores de riesgo como embarazados, partos, menopausias, etc.”, ha explicado.  
Por otra parte, como consejo fundamental para prevenir este tipo de problemas,  ha explicado que “no se debe de cortar el chorro del pis cuando se orina, ya que nuestro sistema miccional se regula por una serie de reflejos y cada vez que cortamos la micción, estamos perjudicando a estos reflejos”. 
“Sí que es bueno hacer esos ejercicio, pero en seco, no mientras orinamos. Para realizar estos ejercicios es importante que se sepan localizar correctamente los músculos del suelo pélvico. Para ello, yo invito a mis pacientes a que abran la mano, la apoyen en el asiento, y se sienten encima. La parte que la mano toca es la que hay que contraer”.  
La fisioterapeuta ha informado también de cómo afectan los malos hábitos miccionales en la infancia al desarrollo de futuros problemas. “Por ejemplo, en los colegios muchas veces los urinarios no tiene tapa ni papel, lo que provoca que los niños no quieran ir al baño en el colegio y se aguanten hasta llegar a casa. Esto es un grave error para la salud del suelo pélvico”. 
Riesgos para el suelo pélvico
Según la fisioterapeuta, los mayores factores de riesgo de cara a posibles incontinencias, prolapsos (cuando determinados órganos se descuelgan), dolores pélvicos en las relaciones sexuales, etc. son el embarazo, el parto y el postparto. 
Sin embargo, según ha explicado también existen otras prácticas perjudiciales, como los deportes de impacto para la zona, es decir, los saltos y las carreras. “Esto no quiere decir que no se puedan practicar estos deportes, pero sí, que habrá que hacer ejercicio de refuerzo del suelo pélvico para compensar”, asegura la experta.